A pocas semanas de que los mexicanos acudan a las urnas para elegir presidente de la república, gobernadores, alcaldes, senadores, diputados locales y federales, según sea el caso. Cada vez es más difícil decidirse ante opciones a veces vacías, por ello la cuestión pertinente, ¿vale la pena votar? De ello nos habla hoy uno de nuestros jóvenes colaboradores, Eder Fuentes Montecillo.

Dr. Edgar Manuel Castillo Flores

Compilador de Youth Think

 

¿Vale la pena votar?

Las elecciones presidenciales han dado mucho de que hablar, desde las pre campañas hasta los debates, la pregunta principal que abordan los ciudadanos es ¿Por quién vas a votar?, en muchas ocasiones la respuesta es “por nadie todos son lo mismo” o “no quiero saber nada de política”, incluso relacionan el actuar del presidente en turno para justificar su respuesta, fácil es pensar que el gobierno (o presidente) es culpable de todo lo malo que nos ocurre, probablemente influyan en los componentes sociales, culturales, económicos, entre otros que estructuran nuestro andar cotidiano, sin embargo, previo a eso, solo han llegado a ser un candidato, entre muchos otros, hasta el momento en que decidimos salir o no, a ejercer nuestro derecho.

Hasta ahora el cuestionamiento nos lleva a distinguir únicamente entre querer o no querer salir a votar, pero la democracia implica un ejercicio mucho más complejo, trataré de explicar lo que a mi parecer son tres ejes fundamentales en la vida democrática, no solo del país, sino en términos generales, dicho de otra forma, si la democracia fuese un reloj los engranajes que moverían gran parte del mecanismo serían: Pluralismo informado: La diversidad de ideas y el respeto a ellas, entre una población, es vital para el funcionamiento democrático, siempre que sea informado aportara una ideología, esta puede presentarse de forma parcial o total, esto desembocara en la toma de decisión por parte del elector. Participación previa: Durante la jornada electoral, con una decisión previamente personalmente concientizada, a través de una ideología, es importante ser parte mediante el sufragio. Y, participación posterior: Cuando acudimos a una tienda con el afán de comprar un objeto, regularmente preguntamos ¿existe algún tipo de garantía?, buscamos que nuestra compra sea lo más segura posible, prevemos algún problema, queremos tener la seguridad de reclamar y así darle solución a un posible desperfecto; de igual manera funciona un candidato de elección popular, su responsabilidad es responder ante las necesidades que aquejen a la población que esta representando, obviamente apegado a sus facultades, pero ¿Qué pasa si no fui a votar?, realmente el servidor público no cuenta con la certeza de tu participación, pero dime ¿Qué persona va a reclamar algo en lo que ni siquiera se encontró presente?.

Además de todo lo previamente mencionado, no es sano permitir que la minoría de ciudadanos elijan lo que desean para ti, mucho menos cuando se trata de una elección que define al presidente durante los próximos 6 años.

A falta de poco más de mes y medio para dar inicio a la jornada electoral, te invito primeramente a informarte acerca de los candidatos, a participar en la elección el próximo 1 de Julio y sobre todo, de ser necesario, a hacer válida tu garantía, porque nuestro país nos necesita.

Pueden contactarme a través de Twitter en: @ArrobaEder

Foto: AP

Comentarios

Comentarios