Por: Aldair Bautista Arteaga

Y de pronto ahí estábamos, contemplando la sequía del suelo, mirándonos unos a otros fatigados por las altas temperaturas, sedientos sin una sola gota de agua a  nuestro alcance, sofocados, asfixiados, destrozados, mientras nos preguntábamos arrepentidos ¿Por qué no hicimos nada al respecto cuando tuvimos oportunidad? ¿Por qué fuimos tan egoístas con la madre naturaleza? Sin embargo, ya era demasiado tarde, el fin de la humanidad había llegado…

Sí, quizás en la actualidad éste sea sólo un pequeño fragmento de alguna historia de ciencia ficción, no obstante, en un futuro podríamos estar hablando del fragmento de una historia real, apocalíptica; pues parece ser que a los seres humanos se nos agota el tiempo en el planeta, y es que, de acuerdo a un estudio recientemente publicado por la Organización de las Naciones Unidas, la vida en la Tierra podría terminar en el año 2050, lo cual significa que estaríamos viviendo los últimos 30 años de nuestra existencia, todo esto debido al derretimiento de la capa de hielo del Ártico, la expansión de los desiertos y la mala calidad del aire.

De acuerdo con el informe presentado en Nairobi, la temperatura global ha aumentado más de 1°, es decir, se está liberando el calor equivalente a 4 bombas atómicas cada segundo, lo cual genera el deshielo del Ártico; aunado a eso el nivel del mar se incrementa un milímetro más cada año, actualmente llevamos diecisiete centímetros en cien años. Se pronostica también, que dentro de treinta años, el 5% de los animales se extinguirán. Además de que esto ocurra, también se descubrió que  existe una probabilidad de 100% de que el planeta sea golpeado de nuevo por un gran objeto cercano según un estudio realizado por la Asociación de Exploradores del Espacio (ASE) que integra a 400 viajeros espaciales de 38 países que han completado, al menos, una órbita al planeta.

Es cierto que, gran parte de la contaminación generada a nivel mundial se debe a las industrias y empresas, pues son éstas las que arrasan con la materia prima para la creación de productos; es decir, el capitalismo, adoptado como orden social y económico por la mayoría de los países se traduce como uno de los principales causantes del desastre ambiental que tenemos. Por otro lado, el socialismo si bien es distinto en su doctrina política y económica, converge junto al capitalismo en la manera de fabricar los productos a través de grandes empresas.

Estos datos pueden parecer sumamente preocupantes al momento de su lectura, empero, como sociedad, los medios de comunicación nos han inundado la mente con información sobre cambio climático, contaminación, catástrofes ambientales, lo cual hace que veamos dichas notas con normalidad y las desechemos en un instante sin preocupación alguna y peor aún sin que éstas sean motivo de análisis o de reflexión.

Es aquí cuando surge la interrogante ¿Cómo persuadir a la sociedad para que haga conciencia y actúe ante el cambio climático? Científicos expertos de la Universidad de Columbia en Estados Unidos, consideran que si entendiéramos más al respecto del tema, se podrían tener más y mejores respuestas por parte de la sociedad para enfrentar dicha problemática. Aunque claro, el tema no solo compete a la sociedad civil, puesto que también los gobiernos de todo el mundo deben verse inmersos en la resolución de esta situación; no basta con hacer campañas políticas y solventar compromisos, no basta con ganar elecciones, no basta con entender el sistema político, no basta con entender el sistema de partidos, no basta con saber lo que es la democracia, no basta con hacer alusión al empleo, a la economía, a la infraestructura, no basta con fabricar los mejores productos del mercado, no basta nada de eso si no se toma en cuenta el tema del medio ambiente, del cual considero, se tiene en último lugar dentro de las agendas gubernamentales y en las escuelas.

Es por ello que la educación ambiental, debe ser tema prioritario en los planes de estudio dentro de los distintos niveles educativos. Si bien, actualmente, asociaciones civiles, grupos ambientalistas, instituciones gubernamentales  han iniciado una serie de acciones encaminadas a la restauración de espacios naturales mediante campañas de reforestación, limpieza de áreas naturales etcétera, todavía queda mucho por hacer; reducir la emisión de gases tóxicos, comenzando por usar menos tu vehículo y sustituirlo por bicicleta o transporte público es otra alternativa para disminuir la contaminación, de igual forma el uso de bolsas ecológicas constituye una manera de hacer frente a esta problemática.

El gobierno, la iniciativa privada y la sociedad civil debemos ser conscientes y entender que nada de lo anterior bastará si seguimos destruyendo nuestro entorno, explotando los recursos naturales como si no hubiera un mañana. Debemos reflexionar y replantearnos ¿Qué estamos haciendo en beneficio del planeta? ¿Qué queremos dejar a las futuras generaciones? La Tierra nos está dando mensajes y parece que aún estamos a tiempo de poder hacer algo benéfico para salvar nuestro único hogar, ya que después no habrá nada que gobernar, ningún lugar para habitar y ningún lugar que podamos disfrutar.

 

 

__________

 *Aldair B. Arteaga. Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Hombre benévolo y perspicaz. Apasionado del fútbol, la música y la naturaleza. Orgullosamente Garza.

 

Comentarios

Comentarios