Por Brenda Riva Palacio

Me da mucho gusto saludarte de nuevo, esperando que las palabras que escribo sean de trascendencia en tu vida diaria.

En el artículo de hoy quiero hacer una pequeña reflexión de nosotros como ciudadanos. A lo largo de los años, se nos ha juzgado a los mexicanos de conformistas, que no queremos ver crecer nuestro hermoso país, bien lo comenta Denisse Dreser en su libro “El País de Uno” publicado en el 2011, hace ya unos años, donde dice que el mexicano ve a su país rentado, ¿Cómo que rentando? Si, pues no nos molesta que hagan o hagamos con él lo que queramos, porque no lo vemos nuestro. En una habitación rentada, ¿Nos preocupa dejar la cama destendida? ¿Nos preocupa tirar el refresco? ¿Nos preocupa dejar polvo?

No, porque no es nuestro; si a México lo sintiéramos de uno, nos preocuparía tanta violencia, nos preocuparía tirar basura, nos movería el alma los niños y niñas abandonados, así como a los adultos mayores, etc. Pero estoy segura, que nosotros somos mucho mas que esa crítica, solo falta voluntad y encontrar nuestra pasión. Para poder emprender y ser innovadores, solo hay que hacernos una pregunta: ¿Qué te duele? Y ¿Cómo lo resolverías?, si a ti te duele que no haya rampas dignas y bien posicionadas en las calles para hacer mas cómoda y fácil la vida cotidiana de las personas que ocupan silla de ruedas, ¿Qué hacer? Realizar oficios y solicitar dichas obras a las instancias correspondientes, buscar distintos medios para poder lograr resolver ese problema que nos duele.

Con esas pequeñas acciones de situaciones cotidianas, podemos ir aportando mucho a nuestro bello México, y lo mismo nos ira guiando con personas que compartan nuestras mismas causas y dolencias, en ese momento tendremos que hacer equipo, como bien lo dice esta frase muy conocida: “Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”. Entonces, no hay que esperar más, todos juntos podemos mejorar el lugar donde vivimos.

Y a ti, ¿Qué te duele?

Comentarios

Comentarios