El siguiente texto es una versión estenográfica del mensaje que el artista Enrique Garnica –quien en 2019 obtuvo la medalla al Mérito Artístico del Estado de Hidalgo– dio durante su intervención como representante de la comunidad cultural en la inauguración de la Exposición Colectiva Arte, Emociones y Sentimientos», el pasado 2o de febrero de 2020 en El Cuartel del Arte. El texto deja ver, entre otras cosas, una propuesta específica de la creación de una Galería de Arte Hidalguense donde expongan los creadores más representativos de nuestro estado. Desde Planisferio nos sumamos a esta iniciativa con el objeto de que se abra un sitio para la difusión de los creadores locales en lugar de otras «tiendas de museo» que en la práctica son bazares de artesanías.  Pasen y lean:

Mensaje de Enrique Garnica en la Inauguración de la exposición: Arte, Emociones y Sentimientos “

Enrique Garnica

 

Por la mañana, antes de la inauguración de la exposición, empecé a hacer un recuento de las muestras colectivas de arte hidalguense que han acontecido en la ciudad y me encontré con que la primera fue en 1987 y se titulaba: “Pintores de Pachuca”. Esa muestra se desarrolló en la planta baja del Reloj Monumental, lugar donde hay más puertas que paredes para exhibir obra, pero también espacio justo para la pequeña cantidad de artistas de ese momento.

Para 1994, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo presentó la muestra “La plástica en Hidalgo”, con motivo del 125 aniversario de la creación de la entidad, eso pasó en la hoy inexistente galería Fernando Gamboa del Archivo General del Estado de Hidalgo.

En 1998  formé parte del colectivo de artistas “Polígono plástico”, donde nos dimos a la tarea de organizar la exposición: “Discurso de lo inédito”, con la intención de reunir a los artistas de todo el Estado, no se logró la participación de todos los municipios pero sí de la mayoría, así, sumamos 70 artistas. Esto también pasó en coordinación con la galería Fernando Gamboa del Archivo General del Estado de Hidalgo.

El éxito de “Discurso de lo inédito”  animó a la  Universidad Autónoma del Estado a organizar, en el mismo año, la muestra: “Hecho en Pachuca, 22 artistas visuales”, en la sala J. Pilar Licona del antiguo edificio de la UAEH.

Al año siguiente, en 1999, el Museo de Minería de  Pachuca organizó la exposición “Plástica Pachuqueña”, y cuatro años después, en el 2003, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo realizó la primera exposición colectiva de arte hidalguense que salió de nuestro país: “Hidalgo cautivará tus sentidos”, la cual se presentó en Napa Valley Museum del Valle de Napa, en California, USA.

Para el mismo año, nuevamente, el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo  apostó por el arte hidalguense y organizó la muestra: “Pura plata”,  que se envió a la Galería espacio México en Montreal, Canadá.

Después, en el 2005, el Cecultah presentó la exposición “Arte contemporáneo en Hidalgo”,  en  el Centro Cultural y Social Hidalguense de la Ciudad de México.

Transcurrieron cinco años y en el 2010 se realiza la magna exposición: “La mirada y la Historia”, en el Museo El Cuartel del Arte, organizada por el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes. El  motivo: adquirir obra para iniciar la Colección de Arte Hidalguense y celebrar el Centenario de la Revolución Mexicana y el Bicentenario de la Independencia de México.

Nueve años después, en 2019, hace tan solo unos meses, la  Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo presentó la muestra colectiva de arte hecho en Hidalgo: “Letras vivas”, en el Centro de Vinculación y Desarrollo Educativo.

Este breve recuento nos sirve para darnos cuenta que hoy, después de 33 años de esa primera exposición han pasado cinco gobernadores, la instancia que administra la cultura cambió de ser Instituto a Consejo y de Consejo a Secretaría, y aunque algunos funcionarios que estuvieron al frente de cultura tuvieron voluntad y buenas intenciones, nunca fueron suficientes. No es posible que sólo existan cinco exposiciones colectivas de arte hecho en Hidalgo, (sin contar  las exposiciones individuales que también se suman con los dedos), fueron organizadas por parte del gobierno hidalguense en 30 años.

Desde esta tribuna, considero prudente decirle al Dr. Olaf Hernández, titular de la política cultural en Hidalgo: pongo en la mesa estos puntos, sólo para que reflexione que existe un descuido que se viene arrastrando hacia la comunidad de artistas  plásticos y visuales radicados en Hidalgo. Hoy celebro que estemos los colegas y el público juntos para disfrutar de la muestra: “Arte, Emociones y Sentimientos” y  compartir este espacio con el maestro Mora Luna en su exposición de aniversario. Pero a su vez, veo esta muestra como la posibilidad de un buen comienzo para fortalecer la relación entre la institución y la comunidad de artistas. Hagamos juntos que el arte hidalguense sea conocido y deje de ser inédito hasta para los propios hidalguenses. En sexenios pasados el Cuartel del Arte fue secuestrado por gustos obtusos que sin argumentos e intención, trajeron exposiciones de muy buenos artistas pero que quitaron la oportunidad a “los artistas de casa” que son los que más lo necesitamos.

La gente que viene a nuestro Estado, tiene la intención de conocer  nuestra cultura y eso también implica: gastronomía, arte, ciencia, recursos naturales, artesanía, etcétera. Lamentablemente, somos de los pocos estados de la república que no cuentan ni con un museo regional de historia, ni con un museo de arte. Aprovecho esta exposición, para que, a manera de propuesta, sea creada “La Sala Permanente de Arte Hidalguense” en un espacio decoroso, que albergue lo más representativo del arte plástico, gráfico y visual de Hidalgo. También propongo enriquecer la colección de arte de la Secretaría de Cultura de Hidalgo, adquiriendo aquella obra valiosa que complete la  línea de tiempo en la historia del arte de Hidalgo, ya que existen muchos huecos de obra que no cubre todos los periodos y estilos que los creadores de nuestra tierra han desarrollado en las últimas décadas. Esto permitiría que en la Sala Permanente se pueda rotar la colección, y que también, en los espacios con que cuenta la Secretaría fuera de Pachuca, o tal vez en casas de cultura municipales, se pueda exhibir este acervo.  De igual manera, invito a los gobernantes a hacer convenios con secretarías e institutos de cultura de otros estados, para que nuestro arte llegue a otras latitudes, pues estoy seguro que esto dejará una huella indeleble en la historia de esta administración de la cultura en Hidalgo.

 

Comentarios

Comentarios