Aún con la resaca de sensaciones sobre nuestro cuerpo, no podemos dejar pasar lo que para algunos de nuestros colaboradores significó el Festival Ceremonia 19. Aquí las impresiones:

César O. González.

@ronrics

Lo malo: Bad Gyal. Sin ningún chiste. Lo mejor de Bad Gyal fueron los rones de $200.00 pesos. ¡Imaginen!

Lo aburrido: Pussy Riot. Pensé que eran una banda y no una DJ y unas chavas protestando hasta porque la mosca pasa.

La sorpresa: Parcels, no los conocía y me gustaron. Nos pusieron a bailar. También tiene que ver que a esas horas ya necesitaba algo con teclado, guitarra, bajo y batería.

Lo “no sé qué pensar”: Rosalía. La mujer tiene una voz impresionante, se echó canciones a capela y qué bárbara, de sensación. Da gusto ver cómo el flamenco atrae a tanta gente. Mención igual a sus bailarinas. Pero musicalmente, poco. Le hubiesen puesto pistas y la cosa no hubiese cambiado mucho. Esperaba más de su show en el sentido musical en vivo.

Lo elegante: Jon Hopkins. Su música y sus visuales te hacían entrar en trance.

Lo que me revivió: Modeselektor. Qué show tan energético, se veía súper bonito.

Lo maravilloso, impresionante, chulo, hermoso, fino: Massive Attack. Qué bárbaros, qué nivel de invitados, qué forma tan bonita de sonar y de hacer versiones de canciones para su show en vivo. Pensé que Liz Fraser se iba a robar mi atención pero el que se robó mi atención fue el baterista principal. Qué tipo, busqué su nombre pero no lo encontré. Massive Attack fue de locura, lo mejor del Ceremonia, para mí, y ya está la vara muy alta para lo mejor del 2019.

De Aphex Twin no puedo opinar porque sólo escuché tres canciones porque abuelo.

Lo gachísimo: no había comido en todo el día y cuando me decidí a ir por algo de comer (porque ya no pude regresar a Aphex Twin porque era imposible pasar), ya estaba yo preparándome para mi primera hamburguesa en como 5 meses (y de Butchers & Sons) cuando faltando tres personas para hacer mi pedido y después de como media hora formado saboreándome la hamburguesa salió un cuate a decir que ya no había (😂 ☹️).

El Festival Ceremonia es ya uno de los mejores festivales de México.

 

Alfredo García

@r_u_d_o

Ir al concierto que has esperando toda tu vida con una van llena de tus mejores amigos fue lo mejor que me pudo pasar el 6 de abril del 2019. Iniciamos el viaje, cada quien su máscara de Aphex Twin, su Four Loko o Vodka con jamaica y la vibra más chingona posible.

No llegamos temprano como es costumbre y ahora estaban más largos los recorridos entre escenarios y nos perdimos un poco buscando cosas, amigos y escenarios que queríamos ver pero acá les dejo mis impresiones:

Bad Gyal: El primer acto que llegamos a ver y la verdad es que estuvo muy flojo el show, pero ella se veía increíble. Ella es para lugares cerrados y fiestas más pequeñas, le faltó conectar y su set estuvo muy corto.

Pussy Riot: Es la segunda vez que lxs veo y lucieron mucho más en el Vive Latino 18 que acá, les faltó más hardcore y el discurso político social que manejan si es de mi agrado. La marea verde y muchas mujeres en el escenario levantando la voz en un país que está hecho mierda.

Yaeji: Ya en la carpa medio atascada, ella era una de las favoritas y con justa razón. Nadie mejor que la raingurl para abrí esa carpa del atasque, que empezó con house tranquilo pero acabó reventando a todos de una manera increíble.

Jon Hopkins: decidí verlo a él en vez de DJ Koze y creo que fue la mejor elección. Mr. Jon Hopkisn nos envolvió en una serie de texturas, sonidos e imágenes que hizo que nos explotara ya todo lo que traíamos adentro. Sin duda uno de mis actos favoritos.

Rosalía: tuve que correr y sacrificar el principio de Modeselktor para ver a La Rosalía, el fenómeno pop en español a nivel mundial (no, no es reggaetón), no esperaba tanto por el hype que tenía aunque el Malquerer se me hace una joya y en vivo cumplió y bien. Quedé más enamorado de lo que ya estaba, ojalá siga sacando muchas más cosas y cerrando bocas.

Modeselektor: Nunca había visto su live, más que un Dj Set y a Moderat y solo puedo decir una cosa, son unos perros genios del techno atascado, juegan con el cerebro y las emociones de una manera muy chingona.

Massive Attack: Los vi como 3 canciones y fueron de lo más meh, me hubiera gustado ver cuando pusieron Levels de Avicii pero mejor decidí correr para agarrar buen lugar en Aphex Twin.

Aphex Twin: Llegué casi hasta enfrente para poder ver el show que llevaba esperando toda la vida. Por fin teníamos de frente a Richard David James y quería que nos volara el cerebro. El show comenzó y muchos ni se habían dando cuenta, yo sólo deseaba que ya se callaran porqué estábamos a punto de vivir una experiencia muy cabrona. La misa había empezado, se tardó un poco en meter todo el espectáculo de visuales con el que nos inundó pero lo hizo. Con un discurso político y social con ritmos violentos que te subían y te bajaban cuando él quería y de la manera en que lo hacía era sublime. Entre ambient, hard techno, IDM y destellos de drum and bass nos enloqueció y viajamos en el tiempo, a la nostalgia un poco de terror de la infancia que nos traía la cara de Richard por todos lados. Obvio AFX estudió todo el contexto para vernir a reventarnos la cebeza, muchos lo aplaudimos, a muchos no les gustó y está bien.

Conclusión: Aphex Twin sí se puede bailar, Aphex Twin no es para todos, Aphex Twin no vino a poner reggaetón y  si mi gig favorito de la vida había terminado y ya me podía regresar en paz a casa.

 

Mervin Hernández

@Noizedealer

No hay palabras para describir la actuación de Rosalía, tuvieron que estar ahí para atestiguar a una verdadera cantante con un gran espectáculo acompañada de bailarinas y El Guincho en su mejor momento. La deuda de Massive Attack con el pueblo mexicano quedó saldada con creces, su show en directo es de otro planeta, fuimos afortunados de poder disfrutar su única fecha en América y con invitados especiales: Horace Andy, Deborah Miller, Elizabeth Fraser de Cocteau Twins. Jon Hopkins es un enviado de marte, sus atmósferas y visuales nos hicieron ir ahí, vimos poquito a Yaeji, lo suficiente para que se nos quitara el frío bailando. Modeselektor hizo que dejáramos todo en aquella carpa polvorienta junto con Flohio y las Pussy Riot, los de Berlín son una maquina de baile perfectamente afinada. El colectivo Pussy Riot nos dejó clara su postura pero su música quedó a deber mucho. La primer visita de  Aphex Twin a México fue alucinante y no es nada de lo que esperábamos, nos robó horas de vida y muchas neuronas. Una gran edición del Ceremonia.

 

Comentarios

Comentarios