Un tráiler, una moto, un conductor y dos mujeres, son parte de un breve video que se instaló y no ha abandonado mi cabeza desde que lo vi por primera vez en 1993. Esos elementos, por sí solos, ya deben haber puesto a trabajar las neuronas de más de un lector con tres décadas encima.

Bibi Gaytán, Erik Estrada y Laura León protagonizaron un melodrama televisivo: Dos mujeres un camino, que se convirtió en una producción muy popular en los 90 y que pronto encontró un sitio en la cotidianidad mexicana. Johnny y su tráiler (todos sabemos cómo leerlo, bueno, los de más de 30) encajaron bastante bien en el ideario del mexicano que se identificó de inmediato con un guapo y gentil camionero que tenía que decidir entre el amor de su incondicional esposa y el de la sensual jovencita que se desvivía por sus brazos. Ya saben, lo de todos los días.

Esta recuperación nostálgica viene a cuenta porque hace algunas semanas me encontré con la novedad de que el músico mexicano con delirios santanistas, Silverio, ha hecho promoción de un nuevo tema en colaboración con una de las protagonistas de aquella telenovela sobre camioneros e infidelidades: Laura León.

Rebeca Valderraín, Laura León o La Tesorito, pa los cuates, además de protagonista telenovelera era la intérprete de piezas populares de gran éxito, incluido el tema de inicio de telenovelas que la hicieron en grande como El premio mayor, Mujeres engañadas y la ya antes mencionada Dos mujeres un camino.

No es de dominio exclusivo el hecho de que el rock (¿todavía lo llaman así?) y el pop mexicano han tenido que echar mano de ritmos un tanto más auténticos y que reanimen un poco su dispersa identidad nacional que muy probablemente nunca tuvieron. Y una de las figuras a las que han recurrido es al otrora ícono de taller mecánico, aunque seguramente todavía hay bastantes que le rinden culto, como su servidor.

Además de Silverio, quien ha presentado Suavecito como su hit del momento, otros personajes han traído de vuelta el trabajo de La Tesoro, por ejemplo: Julieta Venegas, que realizó su versión como parte del soundtrack de la película Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando; ambos esfuerzos de calidad regular que pueden gustar dependiendo del humor y las preferencias. Y ya encarrerado el ratón, me topé con la infame propuesta de Silikon, grupo que tiene su origen en La Voz… México, donde participó su cantante, Paulina (si buscan esta versión, no me culpen, lo advertí).

Los menos adiestrados en música popular han osado señalar que estas revisiones desempolvaron a la señora León y sus canciones (Suavecito es casi siempre la única que conocen); mas el polvo jamás se ha adherido a las caderas que se menean con ese y otros temas de La Tesorito: La tocadita, El otorrinolaringólogo, Pecadora, por mencionar algunos.

Sean pues, Silverio, la Venegas o el esperpento Silikon, los pretextos para volver la oreja hacia un pasado tropical que tanto nos gusta pero que nos esforzamos por enterrar en las vulcanizadoras. No teman al juico social ni al dedo intelectualoide que se yergue sobre sus cabezas mientras se mueven con La abusadora. Muevan los pies con libertad y las caderas con sabrosura.

Comentarios

Comentarios