En “Las ciudades invisibles” (1972), el italiano Italo Calvino cuenta que el emperador de los tártaros, Kublai Kan recibió del viajero Marco Polo la descripción de las ciudades que visitaba. Como él no conocía su idioma, el mercader veneciano se ve obligado a representarlas, todas con nombre de mujer. Este libro, que en sí pudiera representar un ejercicio de metaliteratura, es el antecedente más próximo para comprender lo que ocurre en “Sophie La Belle y las ciudades en miniatura”.

En esta nouvelle experimentamos una suerte de juego de espejos que desde el principio nos van señalando la trama que habremos de leer. De esta manera, la ciudad que su hermano le obsequia a Sophie, la protagonista, es un presagio de cómo terminará su vida. Con la creación de las ciudades en miniatura, de dobles, el doppelgänger que se dibuja se transforma en la proyección de los deseos y miedos inconscientes del protagonista, construido como un mundo ficcional en donde los detalles convergen y se interrelacionan.

Gisela Heffes, a través de una serie de reinos extraordinarios, logra edificar un ensayo de un profundo calado  a la naturaleza de lo político y de la civilización. Desde su construcción narrativa crea una maravillosa fábula postmoderna que toca fibras sensibles en sus lectores.

Oriunda de Argentina, Gisela Heffes es escritora y profesora de literatura latinoamericana en la universidad de Rice (Houston), donde enseña además escritura creativa en español. Ha publicado las novelas Ischia (2000), Praga (2001) e Ischia, Praga & Bruselas (2005), el libro de relatos Glossa urbana (2012), y la colección de crónicas ficcionales Aldea Lounge (2014). La nouvelle Sophie La Belle y las ciudades en miniatura es su primera edición bilingüe y contiene imágenes de la autora.

Comentarios

Comentarios