No tengo muy presente cuando fue que comencé a leer a Lovecraft pero si recuerdo quién puso en mis manos sus “Montañas de la locura” a quien le estaré eternamente agradecido por eso y por otras cosas. Ese libro es hasta el momento es una de mis más grandes experiencias literarias. Todo en H.P. Lovecraft me rebasaba y lo sigue haciendo.

De a poco fui conociendo datos biográficos de Howard, su reclusión voluntaria o involuntaria (por miedo a los extraños o por su salud tan frágil) que hacía de la correspondencia su forma de comunicación favorita. Su circulo de amistades por carta era grande y giraba en torno a sus trabajos de ficción. Se podría decir que “Los mitos de Cthulhu” son un ejemplo de trabajo comunitario del cual Lovecraft fue el primer vehículo. Varios escritores de “ficción rara” fueron bebiendo de las mismas fuentes usando algunas de sus referencias como El Necronomicón ese libro prohibido escrito por el árabe loco, el pueblo de Arkham en Massachusetts, el departamento de arqueología de la Universidad Miskatonic, etc. etc.

Esta antología Relatos de Los Mitos de Cthulhu seleccionados por Derleth (editor y amigo de Lovecraft) pretenden ser una muestra de lo basto que es ese universo.

Las historias de Lovecraft suelen ser incomodas para los lectores que no están dispuestos a seguir su juego, nada es inmediato nos obliga a tener paciencia, sus finales nunca son absolutos (no puedes poner fin a un ente que sigue ahí esperando su momento para regresar), intenta de muchas formas dar sentido a algo que no lo tiene, esa necedad y curiosidad nos acompañan siempre.

En estos tiempos de híper-comunicación en los que aparentemente todo esta en internet y al alcance de nuestra mano estos misterios “ficticios” nos dan un respiro, y nos recuerdan que si bien tenemos acceso a mucho conocimiento ese conocimiento tiene un límite.

Lovecraft intentó plasmar la posibilidad de un universo hostil al hombre y del cual no tenemos conocimiento y en el cual no tenemos ninguna posibilidad de sobrevivir.

“La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido.”

Ejemplos películas que hacen referencia a Lovecraft:

– La trilogía del Apocalipsis de John Carpenter: La cosa (’82), El príncipe de las tinieblas (’87)  y En la boca del miedo (‘94).

– Horizonte final (’97) lleva este terror al espacio exterior.

– Hellboy (’04) dirigida por Guillermo del Toro.

Comentarios

Comentarios