Medio día lloviendo, la ciudad de México hecha un caos por el desfile de catrinas y demás celebraciones de día de muertos, Radiobosque nos esperaba en su primera edición en Tepotzotlan, casi 2 horas de camino sin saber qué es lo que pasaría en este nuevo festival organizado por Archipielago, Eco-live y Mayan Warrior (Burning Man).

Desde que anunciaron el line up -que venían preparando desde hace casi un año, según palabras de los organizadores-fue  una sorpresa para todos.

El Deportivo Tepoztotlan , Estado de México, con más de 20 hectáreas de áreas verdes, incluyendo bosque, fue la locación perfecta para esta fiesta. Entre música y altares, sin importar que en algunas zonas hubiera lodo, los escenarios se fueron llenando desde temprano, Y la Bamba, Mild Orange y Mr. twin sisters  fueron los primeros en el escenario principal para después dar turno a  Rhye en tanto caía la noche fría.

El Mayan Warrior ya empezaba a abrir con O/Y mientras que Lower Dens y sus sintetizadores cerraban y era el turno de The Blaze quien en su acto de Dj set estuvo impresionante: la calidad visual combinada con su música fue espectacular.  Hot Chip, como todos sabemos, es garantía, tocó un setlist muy enérgico.

11:00 pm a lo lejos, como música de fondo suena A perfect day de Lou Reed, mientras terminaban de colocar el equipo de Underworld, señal de que se aproxima la hora, la gente se apura, compra más chelas y el escenario Radiobosque se atasca.

11:10 aparece Underworld pintados de calaveras, Karl Hyde y Rick Smith salieron a tocar casi 2 horas de todos sus clásicos y Tracks de su último proyecto: DRIFT,  lanzado exactamente un día antes de la presentación en Radiobosque.

Recuperándonos un poco después de Underworld, nos lanzamos al Mayan Warrior, donde ya se estaba preparando Monolink para su live act, después de haber dado una actuación inolvidable en el 2018 en el mismo escenario pero en el Burning Man, ahora repite la hazaña y esta vez nos subimos con él, desde arriba del Mayan Warrior escuchamos y bailamos su acto en vivo. Los altares, la deco, servicios y demás estuvieron a la altura, el lugar muy cómodo a pesar de los charcos de lodo y el frío.

Sin duda Radiobosque tuvo un buen comienzo.

Fotos:

 

 

 

Comentarios

Comentarios