Lukas Layton es oriundo de la ciudad medieval de Úbeda, la misma tierra donde nació Joaquín Sabina. De cómo llegó a la música lo poco que recuerda es que 2012 fue uno de los años más estúpidos de su vida. 365 días de modas cambiantes y hormonas rezumando incomprensión lerda, de circos andantes que llenaban la televisión con batallas de alfombras rojas para ver quién sobrepasaba el ridículo, el autotune dando sus primeros pasos en la radio, y él, pre-adolescente.

Nunca le ha hecho mucho caso a la televisión, y al nacer con el hashtag #millenial en el culo, como si de un “made in china” se tratara, sustituyó la caja tonta por un router y horas de sueño por llenar  un vacío que tiempo después se convirtió en inquietud que se deletreaba: ‘’m-ú-s-i-c-a’’. Internet se convirtió en la llave de todas las puertas donde encontró las partituras que le dieron forma para ser quien es ahora. De Billie Holiday a The Doors, de Jefferson Airplane a The Velvet Underground, de Patty Smith a Gorillaz, se alimentaba de música, se dormía entre canciones y despertaba con los audífonos enganchados. Fue ahí que se dio cuenta de que quería formar parte de aquello que desató su propia revolución.

“He grabado una maqueta y quiero ser artista” se dijo, y dos semanas después de reunir a su gente y de resumir su euforia en esa escueta frase, sus amigos le buscaron un garito donde presentar sus primeros temas y empezar a experimentar lo que tantas noches le quitó el sueño.

2 de diciembre, Bar Malabar, lo que debió ser una reunión de amigos y familiares escuchando sus temas se convirtió en un bar lleno de desconocidos expectantes por saber quién era, de dónde venía y qué era lo que tenía preparado. Al mes siguiente le ofrecieron otro concierto en otro bar, de bares a pubs, de pubs a otras ciudades, del rock a la psicodelia, de la psicodelia a la electrónica, el año acabó y el sólo sentía que quería más. Hasta que en 2014 tuvo la oportunidad de grabar su primer single de estudio ‘’Índigo’’ convirtiéndose en su billete en ida en el tren de la música, sin saber el destino ni la parada. Ese mismo año tras ver el buen recibimiento que tuvo Índigo, se dedicó a componer su primer LP Wicked Glory, que se convirtió en una declaración de intenciones: bajos tintes alternativos en inglés y español. Justo con la salida del disco comenzó una de las giras más importantes y extensas que ha tenido hasta ahora, y la euforia se mezcló con los nervios… ¿saben lo que le pasó? Parálisis facial temporal. Comenzó la gira con media cara paralizada, esquivando fotos y sonrisas como un ninja del anonimato, ¿la parte ‘’buena’’? que no le impidió cantar y bajarse del tren, así que se subió con su perfil bueno, sus canciones y su fe incondicional.

La gira iba muriendo y nuevos proyectos empezaban a hacer el amor dentro de su cabeza; así es como nació Prismas, su segundo trabajo de estudio y la némesis de Wicked Glory, un paisaje sonoro dulce, ácido y completamente en castellano, sin duda el mayor reto de su pequeño camino. En cuestión de 3 meses finalizó todo el proceso creativo y cuando quiso darse cuenta ya tenía el EP en sus manos. Con su estreno y la repercusión que tuvo sintió que estaba subiendo por una escalera que no iba a llevarle a ser quien es ahora, por lo que esa escalera se empezó a llenar de piedras imaginarias, ansiedad, tristeza y furia. Mientras cantaba canciones de amor dentro de sí había un aquelarre, y como una broma de mal gusto la felicidad de la que cantaba en Prismas se iba desvaneciendo con cada paso. Conoció lo amargo, conoció las sombras del arte y los negocios que hacen que la música pierda su significado ¿pero saben qué? No se arrepiente de nada. Ahora, a sus 22 y 5 años después de formarse como artista, ha cambiado el billete de tren por un viaje a caballo, el estudio por las noches de magia componiendo con la luna, colaborando con locos como él que necesitan una voz para cambiar el mundo y la música, sin prisa, con tiempo, siendo más sueño que carne, siendo más Lukas que Layton.

Pero para que no se queden con la duda, aquí algo de su música.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios