Es época de elecciones, no sólo en México, sino también en otras partes del mundo. Y mi muro del feis empieza a llenarse de campañas y slogans.

Pero quiero decir que yo respeto la Política, la amo, la abrazo, la intento hacer mía día a día. Ojo, porque hablo de la Política con la «P» mayúscula. Esa que el diccionario define como arte, doctrina u opinión referente al gobierno.

Precisamente esa, la que es arte, que requiere opinión para volverse doctrina. Esa Política en la que gobernantes y gobernados discuten acerca de la planeación de una ciudad, de la mejor manera de hacer llegar a los más necesitados los recursos para salir adelante. Esa Política de la polis griega en la que la democracia no se reduce a un simple voto, sino que se revela fruto de una discusión pensada y estudiada. Porque en el mismo diccionario, Política es la actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Y es que hay otra política, que también define el diccionario. Aquella que se reduce a la actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos. A veces algunas personitas se quedan en esa definición, y hacen de la Política una política, vulgar, común, cuyo fin es sólo llegar a la silla.

¿Y cuál es -me preguntan- la relación de la Política con el ambiente y la sostenibilidad? Es bastante simple y clara: hacer Política es contribuir a que nuestra ciudad mejore, alzar el nivel de bienestar de los habitantes, gestionar el territorio y los recursos para el beneficio de todos -y no sólo de unos pocos-.

Si nos conformamos con la política, la de la «p» minúscula, seguiremos viendo obras «públicas» que llevan sólo dinero a los bolsillos de quien las construye, seguiremos viendo repartir pantallas en las comunidades en lugar de mejorar las condiciones de trabajo, seguiremos alimentando la corrupción y el sistema que se basa en aspirar a regir los asuntos públicos.

Si, por el contrario, hacemos todos Política de verdad, tendremos un entorno que favorezca un estilo de vida saludable, mejores condiciones de vida y comunidades más unidas.

 

Todas las definiciones son del Diccionario de la Real Academia Española.

Comentarios

Comentarios