La Pista “El Domo” surgió para promover y disfrutar del baile y la música sonidera. Ubicada en el camellón de Eduardo Molina, en la alcaldía Gustavo A. Madero (a unos pasos del Metrobús 5 de Mayo). Los bailes son todos los domingos de 4 a 9 de la tarde.

A 8 años de su fundación esta pista techada se ha convertido en uno de los espacios más importantes de la cultura sonidera en nuestro país.

De acuerdo a su fundadora Ivonne Tamayo, una de las razones por las que estos bailes sonideros dominicales han sobrevivido, es porque han construido una base de corresponsabilidad con el entorno, y generando prácticas de respeto mutuo en el espacio público, principalmente con la máxima “no drogas, no alcohol”.

A lo largo de estos años, el mismo barrio ha valorado a esta pista como una oportunidad para la diversión, la convivencia y práctica comunitaria un lugar abierto (un parque).

Para Tamayo resulta fundamental preservar los bailes sonideros en el espacio público, ya que “no es lo mismo el movimiento sonidero en locales cerrados”.

Es importante resaltar que la identidad sonidera es una tradición de varios barrios y colonias de la Ciudad de México, Monterrey y otras ciudades; que ha sido una comunidad discriminada y estigmatizada.

Sin embargo, la identidad sonidera tiene un valor especial, porque genera espacios temporales festivos en medio de contextos adversos (barrios con violencia, pobreza, marginación) “sin pretender hacer una apología, hay que resaltar que el aporte fundamental de la identidad sonidera -desde mi punto de vista- es la experiencia colectiva de los excluídos de apropiación del espacio público desde la fiesta, la música y el baile, en otras palabras: el goce vital”[1].

A lo largo del mes de mayo, con la generosidad de la Pulquería Insurgentes (espacio cultural independiente de la Ciudad de México) se organizaron una serie de charlas, conferencias y bailes sobre la importancia de los sonideros en la cultura mexicana.

Este programa cultural fue denominado “Mayo Sonidero”, el cual cerraremos con broche de oro este jueves 30 de mayo a las 20 horas, reflexionando sobre “El Domo: el rescate de los espacios públicos para los sonideros”.

Estará presente Ivonne Tamayo y Oswaldo Laguna Sonido “Descarga Antillana” en la música con discos de acetato. Pulquería Insurgentes (Insurgentes Sur 226, Roma CDMX). Entrada libre.

*Especialista en Derechos culturales. Autor del libro “Pasos sonideros” (Proyecto Literal/Secretaría de Cultura 2016).

[1] Jesús Cruzvillegas, “Las identidades sonideras y su aporte al goce del espacio público” Planisferio 23 de mayo de 2017.

Las identidades sonideras y su aporte al goce del espacio público.

Comentarios

Comentarios