Por: Emilio Carrera Rivera.

 

Moronga

Horacio Castellanos Moya.

Random House, 2018

Moronga, de Horacio Castellanos Moya, es la historia de dos personajes que comparten nacionalidad y ubicación geográfica.

José Zeledón es un exguerrillero salvadoreño que vive en EU con una identidad falsa. Subsiste tomando trabajos eventuales, proporcionados por sus compañeros de los tiempos de la guerra civil.  José es circunspecto, huraño y profundamente desconfiado, rayando en lo paranoico. Recién llegado de Texas, a una ciudad estudiantil en Wisconsin, trabaja como chofer de autobús y como analista informático de la sección tecnológica de la universidad (en la que gira toda la actividad económica del pequeño poblado), sección que brinda apoyo a la policía universitaria. Vive en un cuarto amueblado, y trata de sobrellevar la situación manteniendo un perfil bajo con los demás inquilinos de la casa, en espera a que llegue alguna oportunidad de volver a trabajar en lo que le gusta, en lo que es eficaz. Como analista informático su función es la de detectar cualquier actividad sospechosa entre maestros y universitarios que se comunican en español. Por la aparición del acrónimo de la CIA en un e-mail se entera de la presencia en el campus de un profesor salvadoreño, que solicita una beca para realizar una investigación sobre el asesinato del Poeta Roque Dalton, en 1975, requiriendo el recurso para viajar a Washington a revisar los cables desclasificados de la CIA, pertenecientes a la época en que la agencia había tratado de reclutar al poeta revolucionario. Siempre en espera de la llamada, por fin  recibe un correo cifrado del Viejo- un compañero de guerrilla-, para ofrecerle un negocio. Se reúnen y el Viejo le ofrece trabajo como apoyo encubierto y ser su respaldo en una compra de armas (para un cartel mexicano) a un traficante guatemalteco, avecindado en Chicago, al que apodan Moronga.

El profesor Erasmo Aragón es un periodista e historiador, que viaja a Washington para realizar una investigación sobres las actividades de la CIA en el probable reclutamiento del Poeta Roque Dalton como espía. Cuenta con una beca para los gastos y cinco días para realizar su investigación. A través de la empresa Airbnb realiza los trámites para rentar una habitación. George, el dueño de la casa, vive en compañía de su mujer, enferma de cáncer, y dos hijos adoptados, un niño tanzano y una niña guatemalteca. Erasmo es libertino, conquistador y parlanchín. Su familia se limita a una madre enferma (en el Salvador) y a una hija que abandonó y que trata sin éxito de recuperar su afecto. Durante su estancia en Washington, Erasmo, comienza a detectar señales que lo perturban, siente que debido a su investigación, sus pasos son vigilados muy de cerca por el servicio secreto. Una noche la hija del matrimonio que le hospeda se cuela en su habitación con la intención de ver pornografía, él la rechaza, temeroso de las consecuencias y en ese momento la niña confiesa que no es una huérfana común, que su madre fue asesinada en Guatemala por ser la mujer de un delincuente al que apodaban Moronga y que fue el mismo Moronga el que le facilitó otros documentos de identidad y la envió al orfanato donde George la había recogido. Ahora estaba a la espera que su hermano, integrante de la Mara Salvatrucha, fuera por ella, y la alejara de esa familia de gringos que aborrecía.

Al final Erasmo, en medio de sus tormentosos fracasos amorosos, navega en la vida sin ningún rumbo, mientras que José Zeledón elige volver al pasado, donde su vida tiene sentido.

En la conclusión del libro ambas historias se unen, siendo rematadas por un informe policial sobre la muerte de un agente especial y otras seis personas en una balacera en una plaza de la ciudad de Chicago.

Horacio Castellanos Moya nos narra en primera persona la vida de José y Erasmo, sus recuerdos de un pasado violento y las cicatrices dejadas por su transitar en la vida. La novela nos muestra el choque de idiosincrasia de los dos personajes con la cultura anglosajona, así como la cada vez más constante presencia en EU de los grupos delictivos centro y sudamericanos; También confirma los vaticinios Orwellianos: Con la excusa de defender a su población de un posible ataque del exterior, EU, mediante organismos de inteligencia, interviene y controlan la información de sus ciudadanos, y  se entromete en la política de otros países violando su soberanía, apoyando levantamientos armados o dando apoyo logístico a dictaduras, dependiendo de sus intereses. Big brother is watching you.

 

 

Comentarios

Comentarios