Un disco:

Midival Punditz

Light

Six Degrees Records, 2015

En su momento el étno-tecno nos sedujo y nos permitió combinar la intensidad del rave con el conocimiento de sonoridades ancestrales procedentes de Asia y Medio Oriente. Para muchos, supuso la posibilidad de ampliar notablemente tanto las referencias como las posibilidades de la música. Se podía viajar al pasado mientras la sensación de modernidad privaba por igual. Pero no todo puede mantenerse en la cumbre y por eso comienza a darse cierto proceso de desgaste.

¿Será por eso que los hindúes Gaurav Raina y Tapan Raj se demoraron seis años en acometer con su cuarto álbum? Si es así, acertaron, porque ahora regresan muy renovados y con novedosas propuestas. Por una parte, la sensación que estamos ante una banda de rock completa. La vibra es que la batería poncha con poderío y conduce con precisión a lo que ya conocíamos: esos largos pasajes de teclados que nos llevan a muchísimos sitios exóticos y nos hacen bailar como si fuéramos acompañantes del legendario Sandokan –El tigre de la Malasia-.

El proyecto cobijado por una prestigiada disquera de San Francisco, además ha incluido a una mayor cantidad de músicos invitados, como el flautista Ajay Prasanna y el cantante de origen rajastaní, Kutle Khan, que participa en el espléndido sencillo “Bannwarey”.

Tal vez se aferren a esa mezcla de electrónica y folklore, pero ahora la diversidad es mayor –no en vano trabajaron arduamente dos años en su producción-. Se concibió en el entendido de que los escuchas de hoy prefieren los grandes sencillos antes que discos completos y además los shows en directo –sobre todas las cosas-.

Los 9 cortes que contiene son poderosos e intensos –como “Maya”, “Don´t let go y el tema titular-. Han sabido esperar y el tiempo les da la razón. Buen momento para descubrir y perderse en la enorme discoteca de las culturas del mundo.

Un libro:

Rogelio Garza.

Zigzag: Lecturas para Fumar

Ed. Rueda Libre, 2014

Juan Nicolás Becerra

Con la mesura de un ciclista empedernido, la selección de textos de este libro es de caída libre y a toda velocidad; un trabajo que no tiene reproches para el lector. Aquí se narran veinte años de pedaleo en el periodismo cultural y una mirada pertinente de esa época que con añoranza y nostalgia vimos pasar.

Hay viajes y vivencias musicales de la galaxia en la que habita el narrador y la columna que escribió para distintas publicaciones periódicas como La Mosca en la pared, donde figuran talentosos como Iggy Pop, ACDC, John Lennon, David Byrne, Dandy Warhols, el Duende Bubulín, Rockdrigo González y muchos más.

El artículo de David Byrne es notable al nombrarlo “De cabeza parlante a cabeza rodante”, el músico ha logrado mediante la bicicleta componer sinfonías simbólicas para su multifacética carrera. El texto que dedica a Carlos Monsiváis es muy acertado y divertido dado que expone la verdadera ideología contradictoria del afamado cronista.

De igual manera el periodista pone en tela de juicio la contracultura de este país y de manera muy puntual el comportamiento de una sociedad mexicana muy desgastada. No hay manera de soltar el libro dado que tiene ritmo, armonía y soltura; es un viaje equivalente al de una rodada dominguera con los amigos. Cleta, Letras y mucho Roll.

10418318_10152633637362990_1320450862496539752_n

Comentarios

Comentarios