10848005_1592638797626185_8255616116956484483_n

Un día como hoy, pero de 1959, nace en Davyhulme, Lancashire, Steven Patrick Morrisey, el exvocalista de la icónica banda bastión del indie The Smiths. Hoy, a sus 56 años, sigue más vigente que nunca a pesar de su delicada salud, que le ha obligado a cancelar fechas, como la del Vive Latino 2013.

Sus opiniones siguen generando controversia y su música y legado son motivo de homenaje en México, un libro, un Morrisey mexicano, y lo que nos ocupa hoy aquí: una banda tributo, Mexrrisey.

Hace cuatro años, a Camilo Lara (IMS) se le ocurrió la idea de re-versionar a Morrisey cuando se le invitó a remezclar una una canción y se dio cuenta de la relación que tenía su cantante favorito con la música tradicional mexicana, una historia que viene incluida en el libro editado por Marvin, Morrisey y los atormentados.

https://soundcloud.com/mexicaninstituteofsound/someone-is-squeezing-my-skull-mexican-institute-of-sound-vs-nsm-psm-mix#new-timed-comment-at-201730

Mexrrisey es parte de las actividades de «El año de México en el Reino Unido». Lara fue el encargado de dar forma a este particular tributo que para los puristas resulta un fiasco; sin embargo, ha tenido una excelente recepción y críticas en cada lugar que ha visitado en el viejo continente y Estados Unidos.

El combo se complementa con la colaboración de Sergio Mendoza (Calexico) en la trompeta, Chetes, (Zurdok), Jay de la Cueva (Titán, Moderatto) en el bajo y la voz, Ceci Bastida en teclado y voz, Ricardo Nájera (Furland) en la batería, y el propio Lara en samplers y sintetizadores. La imagen fue trabajada por Oscar Reyes.

En manos de Mexrissey, el repertorio del cantante inglés se funde con la música tradicional mexicana.

Alguna vez oí decir a alguien que Morrisey era el equivalente a Juan Gabriel, nunca se me hubiera ocurrido semejante comparación pero México y Moz tienen muchas cosas en común: a los mexicanos nos encantan las canciones de dolor y las telenovelas, digamos que el drama está presente a diario en nuestra vida y lo disfrutamos; por su parte, las letras de Morrisey evocan anhelo, pérdida y amor, canciones para amar u odiar según sea el caso.

Morrisey y México se aman, en entrevista para The Guardian, Lara declaró: “México es un país melodramático. Nos encanta el drama, la tensión y la ironía. De alguna forma la música de Morrissey es similar a las telenovelas. No diría que las canciones de Morrissey van sobre perdedores pero sí de gente que nunca gana y desafortunadamente vivimos en un país que nunca gana, nunca somos las estrellas del show”.

Al mexicano también se le conoce por ser ingenioso, ese ingenio queda de manifiesto en el homenaje Mexrrisey: trompletas y violines de mariachi, ruidos, beats y samplers conjugados con los instrumentos propios del rock; las adaptaciones de las canciones suenan raro a primera escucha, pero se digieren y cobran gusto con la repetición. Canciones para reír, canciones para llorar y canciones que te han salvado la vida.

Independientemente de la opinión personal, este tributo es una celebración a la pasión de la música y sus vínculos, en esta época en donde todo está permitido.

Ven, bomba nuclear; ven, armaggedon.

Comentarios

Comentarios