El acto de escuchar música se ha convertido en una actividad individual y personal, los dispositivos móviles nos dan la posibilidad de cargar con nuestro playlist a cualquier lugar y en cualquier momento, pasando gran parte del tiempo con los audífonos puestos. Esto por supuesto que tiene grandes beneficios que anteriormente eran impensables, podemos ser “curadores” de nuestros playlist, con temáticas o por estados de ánimo, algo que anteriormente se hacía grabando casetes o quemando discos para ti mismo o para tus amigos, compartir música en la actualidad basta con un link en cualquier red social.

Por otro lado, una minoría de aficionados a la música han revalorizado los formatos  antiguos y reactivado la industria del disco en vinilo. Las tiendas de discos están en vías de extinción, afortunadamente existen emprendimientos como el Record Store Day que busca valorar el trabajo de las tiendas independientes.

En la época en que vivimos la música se desmaterializó y los hábitos de consumo cambiaron con todo esto en contra el vinilo regresó hace algunos años y cada vez son más los artistas que editan sus discos en este formato.

Para poder disfrutar y compartir la música en este formato el Café Puerta Niebla creó los #Martesdevinil, en donde desde hace tres temporadas ofrecen una alternativa para conocer o reencontrarte con el clásico sonido del vinilo como en sus grandes épocas. Puedes llevar tus discos a rodar y escuchar lo que llevan los demás, disfrutando de una selección musical hecha a mano, sin importar el género, la época y el estilo de la música, una buena oportunidad para desempolvar y redescubrir la música que escuchaban tus padres o abuelitos.

Aquí la música “se toca”, se disfrutan las portadas y se comparte la historia que cada disco esconde.

Comentarios

Comentarios