Todos queremos encontrar nuestra propia voz dentro de lo que hacemos, es algo fundamental como ser humano, más como artista. Si partimos de esta base, Liturgy con su tercer LP parece afirmar y afinar ese sonido que no terminaba por definirse en sus anteriores materiales, con lo que logra una voz particular por tono y discurso. En voz de Hunter Hunt-Hendrix, guitarrista y compositor principal, hacen black metal trascendental.

   Ahora en la música, el estilo vocal no es gutural como en los anteriores materiales, es limpio; aunque la ejecución es mucho más interesante, suena indiferente como una voz programada, monótona, fría. Hay muchos sonidos electrónicos en todo el álbum, por lo que Vitriol, la más alejada al black metal, suena más a un hip hop experimental propio de Tyler, The Creator, Run The Jewels o Death Grip; esto la hace resaltar aún más dentro de este aparente caos musical. Haelegen suena a una homilía para órgano monumental, y Reign Array es pieza central del álbum en la cual de una forma orgánica y progresiva recorremos todo el espectro musical que abarca el LP.

   Las letras son abstractas e incómodas, pretenden (y logran) sacarnos de esa zona de confort en la cual caemos al elegir una obra por su “género”, lo que nos prepara para una receta ya conocida:

“Pain is the product of pain and the definition of evolution
because repetition isn’t revolutionary…
…Hope will exist in a problematic relationship with reason…”

Fragmentos de KELL VALHAAL

   The Ark Work es un gran trabajo para escucharse de principio a fin, que demandará toda la atención de quien acepte el reto de prestarle sus oídos a esta obra de aproximadamente una hora de duración.

La imagen de portada fue obtenida de www.metalhammerteamrock.com

Comentarios

Comentarios