Lecciones de UrbEnidad

Conversación con un poeta alejandrino sobre L A Tenaz

 

Dijiste: “Iré a otra ciudad, iré a otro mar.

Otra ciudad ha de hallarse mejor que esta.

LA CIUDAD

POEMAS CANÓNICOS (1895-1915)

CONSTANTINO CAVAFIS

 

 Escucharon bien eso dije:

“La Tenaz, vil epopeya senil,

rastrojo de Latiendo – América de arritmia mutada”.

Ladro por La Tenaz

socavando la vista

desterrada en una piragua

corroída por un río infecto

tímido ladrillo.

 

Al fondo Usme, Bosa, Soacha, hermanitas feas

que arruinaron el camino florido a las orillas.

Y desde la ventana

el cielo anuncia la tormenta

mis ojos calcinados por el sol agreste

desconocen la ciudad donde me revuelvo contenta.

 

Barriada donde descienden mis mares

villana placidez

acariciar hormigas

contar escarabajos volátiles

o deambular en reversa.

Sepultarse en un laberinto borgesiano

con nombre de novedad y apellido de Fe.

 

UrbE tenaz sin puerto para anclar velero

allí donde se posan mimosos los recuerdos.

agarrados tercos a calcarías trochas

áspera vitrina tropical sobre arenas movedizas.

 

Ranas tuertas e indigestas

Tunjuelito mío, gris envenenado.

Sucias aguas del Arzobispo

Revueltas de cadáveres anónimos. Impunidad del Virrey.

 

La ciudad me sigue, voy por sus calles numéricas

donde me haré vieja, arrastrada en polvo.

La estupidez de viejos amores taladrará la aurora

Igual voltearé la esquina al mes de julio.

 

No habrá otra cabañuela

que anunciará cuatro estaciones en un solo día.

La lluvia oscura abandonará el trigo

los campos cubrirán de hongo las urbEnizaciones.

 

Las torres Blancas serán Blancas a pesar de los siglos

las de Fenicia, las del Parque o las Gonzalo

resistirán, me asustarán

como si fueran el latido infame de mi corazón.

 

Desubicado marasmo

Ulises contemporáneo

tejido humano persistente

traiciones tatuadas

en este rincón del planeta

donde L A tenaz habita

me da sus lecciones

vil epopeya senil de herencias helénicas.

 

Escuchaste bien.

Escucharon bien eso dije:

“Otra ciudad ha de hallarse mejor que esta”.

   Bogotá, junio de 2014

 

 

La Santa no estaba en el cielo vivía en la esquina de La Candelaria

 

                                                                                                 A mis amigos de La Santa

 

viral bitácora villana
juego y ladrillos
altiplano
caracoles eléctricos

 

¡qué se fumó Rogelio!

 

senderos circulares; pensamientos en balcones rojos
los niños comiendo raspado
intercambiando monita
inhalando gas tóxico
sus rostros mutantes
acechado al peligro

 

¡Salmo n (A) es de mares gélidos! ¡

¡oh bella Santa de recuerdos!
ranchos, chavolas rancias
latido de animal encerrado

chillido intermitente
usurpado crepúsculo

: abrir la ventana
estupidez
sin patas ni cola
atardeceres; amaneceres; anocheceres; avenideres
meteorología intuida de días sin prisa

sin caralibro
sin City ni TV

sin electricidad

sin aplicaciones

sin wifi

sin tchat

solos con los techos de nuestros apartamentos cuadrados

esperando la señal para salir a besar…

 

La Santa no estaba en el cielo

era la niña de la otra manzana

del otro parque

la de uniforme, verde, azul o sudadera amarilla.

 

La Santa era P, S, V, M o varias C (s)

iluminadas por las estrellas del cerro

vivas villanas desprovistas de aureola

 

La Santa eran jaguares de caramelo

que alzaban la falda y sacaban la lengua

 

Marciano durmiente de mi plexo solar

el magnolio se quemaba sin estaciones lunares

crecía al lado de los eucaliptos

y los jóvenes viciados de vida

corrían

partieron

somos

parte
oscura

de las rosas que no florecieron

al fin de siglo

y… hoy …somos

notas musicales

un saxofón; una guaracha; un acordeón; una radio; un verso; un dibujo o una canción…

La Santa vivía en la esquina de La Candelaria
y nosotros vivíamos al filo del abismo andando de puntillas en el borde.

                                                                               Clichy, primer día de otoño de 2014

_______

Con estos poemas, la escritora colombiana Carolina Bustos Beltrán ganó el Tercer Premio del Concurso Ediciones Embalaje del XXX Encuentro de poetas colombianas del Museo Rayo 2014.

Carolina Bustos Beltrán (Bogotá, 1979) es escritora y académica. Autora de Sueño Stereo (Caza de Libros, 2014), ha residido en Madrid, Oporto y París. Lectora de Tarot y madre de Tomatzila.

 

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios