10 años de Rata Roja.

En estos últimos 10 años la música se ha transformado de manera impresionante, no sólo desde el punto de vista creativo, sino también en la forma en que la consumimos. Por ejemplo, el reggaetón​ se ha vuelto tremendamente popular, desplazando incluso al rock. También, la mayoría de la gente ha hecho a un lado los medios físicos para pasar a escuchar música en sus teléfonos móviles o por medio de aplicaciones como Spotify. La música hoy es más moda que nunca y está al alcance de muchas más personas de una manera sencilla y económica. Esto ha creado mercados más grandes con gustos musicales distintos, lo que ha detonado, en parte, la noche pachuqueña. Para bien, no sólo hay más lugares a dónde ir a divertirse, sino que además hay para todos los gustos y éstos cuentan con mejor infraestructura.

Hace 10 años eso no existía en Pachuca, las opciones que se tenían para salir de noche eran menos a las que hay hoy y muchas pasaban por el concepto de antro popero, de esos en donde el elitismo era considerado una virtud y en donde no había mesa si no había botella. Las personas que no gustaban de ese tipo de música o de ese tipo de lugares tenían que conformarse con el “underground” pachuqueño, lugares apenas con mesas y bocinas casi a punto de tronar, los más osados armaban fiestas y tocadas en patios o en cualquier lugar en donde se les abriera el espacio. Casi ningún empresario apostaba por los segmentos, la mayoría se iba a lo seguro.

Trasladémonos por un momento al Pachuca de principios de los noventa, en donde la cosa estaba aún peor. En esa época, un joven Manolo estaba harto de ir a los lugares que frecuentaban sus amigos, en ese tiempo no había de otra. A Manolo le gustaba el rock y en los lugares se tocaba de todo menos eso. Él no concebía cómo la gente podía estar horas tomando cerveza y estar escuchando una música de mierda. Obviamente él no era el único, tenía varios amigos que compartían muy bien su sentir ya que también compartían el gusto por la música de guitarras distorsionadas (era la época dorada del grunge). “¿Algo hay que hacer?”, decía, y en una ocasión mientras tenía en su mano una cerveza y escuchaba esa música que no quería escuchar soltó: “no sé cuándo pero un día de estos voy a abrir un bar en donde sólo se toque rock y en donde la bebida principal sea la cerveza”.

Tuvieron que pasar muchos años hasta que por ahí entre el 2007-2008 se empezó a fraguar la idea. Todo fue planeado con precisión, de forma meticulosa, el concepto tenía que respetar las dos ideas iniciales decididas años atrás: el rock y la cerveza. El lugar debería ser acogedor y la barra tendría que ser grande porque se quería ver gente sentada en ella (hoy Rata Roja cuenta con una de las barras más bonitas de la ciudad), toda la idea se acercaba a un pub.

Así, la Rata Roja abrió sus puertas el 18 de junio del 2009. En un inicio batalló con las personas a las que no les gustaba que se tocará todo el tiempo el mismo género, pero la regla es, hasta la fecha, muy clara: en Rata Roja sólo se toca rock. Rock en todas sus variantes, desde folk rock hasta metal, todo lo que sea rock es bienvenido. No importa la época, no importa el año, el lugar se actualiza y se preocupa por lo nuevo también. En un momento puede sonar Coldplay, al siguiente Black Sabbath y de repente puede aparecer Soda Stereo seguido de Arcade Fire. No hay una secuencia y tampoco hay reglas.

El lugar también ha aportado a la historia del rock pachuqueño realizando conciertos memorables. En el 2014 estuvo Dorian, una banda de Barcelona que llenó el lugar con su rock pop con tintes electrónicos de gran clase. Dorian es muy conocida en su país por dar muy buenos conciertos y Pachuca no fue la excepción, nos regalaron una noche de baile, divertida, alegre. Un año después estaban pisando la Rata Roja Los Planetas, tal vez la banda más importante de indie español que hay en la actualidad, los de Granada crearon una noche mágica, pudimos vivir de cerca su melancolía, su toque flamenco, los efectos y el feedback de sus guitarras y la potencia de su base rítmica. Una noche en que se dedicaron a tocar hit tras hit con el mismo entusiasmo que ponen cuando les toca estar sobre el escenario del Primavera Sound, tan potente fue el show que ya no pudieron terminar su encore porque el baterista rompió los herrajes que sostenían la batería. Difícilmente los pachuqueños vamos a volver a tener la oportunidad de ver a una banda de ese tamaño de una forma tan íntima.

Definitivamente, la vida nocturna pachuqueña, para aquellos que nos gusta el rock, no sería la misma sin Rata Roja, se agradece que nunca haya sucumbido a la tentación de darle gusto al mercado, se agradece que sea un lugar firme a esos principios que la vieron nacer, que sea un lugar de convicción y no de moda. Rata Roja es un lugar rockero y como dice Manolo, se va a acabar cuando a la gente de Pachuca ya no le guste salir a escuchar rock. Esperemos que eso tarde, por lo menos, otros diez años.

Rata Roja celebrará su décimo aniversario este sábado 15 de junio a las 8 p.m., esta vez la banda invitada es Fixion, una banda tributo a The Cure. No hay cóver.

 

La Rata Roja

Dirección: Camino Real de la Plata Mz3 Lote 2. Zona Plateada

Teléfono:  7711258536

Horario: Martes 3:00 pm. a 12 am., Miércoles 3:00 pm. a 1:00 am., Jueves 3:00 pm. a 2:00 am, Viernes y sábado 3:00 pm. a 3:00 am.

Comentarios

Comentarios