“L’etoile de mer (1928) comienza con un ventanuco que se abre y al mirar, las imágenes borrosas, creadas con un filtro de gelatina, acompañarán el voyeurismo fílmico del espectador hasta que, al final de la película, la ventana vuelva a cerrarse. Esta ventana por la que nos asomamos puede entenderse como metáfora del sueño y de la cámara, que nos abre paso a nuevos mundos (quizás al inconsciente) y que, en este caso, nos mostrará la relación entre un hombre, una mujer y una estrella de mar”.

La estrella de mar es una obra fílmica realizada en 1928 por el artista estadounidense Man Ray (1890-1976) e inspirada en un poema de Robert Desnos (1900 – 1945)*, que consigue crear un ambiente onírico que se vuelve de interpretación alegórica, pues la relación entre un hombre y una mujer construida a través de imágenes pareciera haber sido creada a partir de un cadáver exquisito en donde el discurso narrativo se pierde a través del tiempo dentro de la historia. Si bien el tiempo es un elemento esencial dentro de cualquier filme para la construcción de una historia, en esta obra somos partícipes de una experiencia que está lejos de ser reducida a una idea argumentativa, pues debido a la deconstrucción que hace el artista del tiempo y espacio dentro de su obra, se diluye cualquier línea narrativa por la que el espectador quiera moverse, montaje cinematográfico que el artista Bill Viola definiría años más tarde como schizo.

Man Ray y el poeta Robert Desnos pertenecían a corrientes artísticas como el avant-garde, en donde la esencia de la obra era la experimentación, en que una obra de arte debe presentar lo que el artista percibe y cómo se siente frente a ello. Es de suma importancia tener en cuenta que las acciones presentadas en este filme oscilan entre el sueño y la realidad, que predomina la estética de lo común y se cumple uno de los manifiestos más relevantes del movimiento surrealista: el hombre como presa de una emoción.

*LA ESTRELLA DE MAR
Poema de Robert Desnos

Qué hermosa es

Después de todo

Si las flores fueran de cristal

Hermosa, hermosa como una flor de cristal

Hermosa como una flor de carne

¡No estoy soñando!

Hermosa como una flor de fuego

Muros de la Santé

Qué hermosa “era”

Qué hermosa “es”.

Link del video:

Comentarios

Comentarios