La siguiente historia no es mera especulación, es el resultado de un trabajo de investigación realizado por el profesor Miguel Ángel del Río, coordinador de Asuntos Paranormales de la Universidad de México. Intrigado por la zona de sombras en Pachuca, ha dado seguimiento a una serie de misteriosos eventos ocurridos, durante varios meses, en la zona centro de la ciudad. Las notas que se presentan a continuación son fragmentos de noticias publicadas en un diario local de renombre. Las identidades de los testigos y algunos detalles han sido cambiados por seguridad de los mismos y para evitar represalias. Se recomienda seriedad.

Pachuca de Soto, Hidalgo; 24 de septiembre de 2014: Se avista una serie de extrañas sombras en la parte centro de la ciudad, en la calle de Mariano Matamoros, muy cerca del monumento a los Niños Héroes. Gerardo Sepaquién, vendedor de libros de 59 años de edad, declara que no se tiene certera noción de a partir de cuándo comenzaron a aparecer por estos rumbos, pero los vecinos argumentan que fue a raíz de la falta de alumbrado. Todos están desconcertados.
Pachuca de Soto, Hidalgo; 29 de octubre de 2014: Se avista nuevamente un gran número de extrañas sombras cerca del monumento a los Niños Héroes. Algunos testigos argumentan que se han propagado por esta misma calle y alrededor del jardín, hasta casi llegar al Reloj monumental. Por seguridad, los vecinos evitan salir de sus hogares una vez puesto el sol.
Pachuca de Soto, Hidalgo; 8 de noviembre de 2014: El gobierno municipal niega la existencia de una zona de sombras en los alrededores del monumento a los Niños Héroes. Argumenta que la zona ha sido electrificada exitosamente durante el periodo de remodelaciones del Centro Histórico; sin embargo, se niega a dar detalles sobre las fallas en el alumbrado público, así como a dar seguimiento a los testimonios ciudadanos. Eulalio Elulilides, 36 años, director general de Alumbrado Público, asegura: “La zona está bien, bueno, medio sin luz pero no pasa nada, sólo son de esas fallas comunes que, pus’ como se sabe bien en la comisión, se presentan a cada tanto, vea’. No se sabe bien por qué pasan, pero no hay apuro, ya estamos en eso. Con respecto a lo otro, de la gente esa que dice cosas de espantos, pues eso ni existe, y pus’ no vamos a entrar en detalles de esos, vea’”.
Pachuca de Soto, Hidalgo;  12 de diciembre de 2014: Se detectan por primera vez indicios de vida en la zona de sombras en el centro. Manuel Noloconozco, vendedor de chicharrones, 45 años y vecino del lugar, declara avistamientos de lo que parecen ser objetos amorfos que se mueven flotando entre las secciones de mayor oscuridad de la zona; dice que hay quienes incluso le han dicho haber escuchado lo que consideran «ruidos de huesos triturados”. Los vecinos han levantado denuncias exigiendo la erradicación de la zona y un mejor alumbrado público, pero no han obtenido respuesta.
Pachuca de Soto, Hidalgo; 27 de enero de 2015: Alerta en la zona de sombras del centro, los testigos afirman que desde hace un par de semanas ha desparecido un considerable número de animales domésticos, sin razón aparente. María Setodo, ama de casa de 35 años de edad, dice que los animales desaparecidos van desde gatos y perros, hasta pájaros y lagartijas. La zona de sombras y sus alrededores permanecen en silencio, “ya no hay chillidos de gorriones, ladridos de perro, ni maullidos por la madrugada, nomás puro grito de mariachi y a ver si hasta allá no les llegan”. Las autoridades siguen sin dar respuesta a las demandas de un mejor alumbrado público; se rehúsan a hacer comentarios al respecto objetando que los recursos económicos destinados al alumbrado público de la zona centro, son insuficientes para hacer mejoras.

Después de dar seguimiento a las notas durante varios meses, el trabajo de investigación se detuvo. Aquí les resumimos las razones en la última nota, recaudada por Javier Hernández, estudiante de la Universidad de México y mano derecha del profesor Del Río.

Pachuca de Soto, Hidalgo; 12 marzo de 2015: Desaparece profesor de la Universidad de México. Tras varios meses de  dar seguimiento a una investigación de campo en la que se recopilaba información acerca de la zona de sombras de Pachuca, el profesor Miguel Ángel del Río, prodigioso investigador de asuntos paranormales, desapareció después  de entrar por la noche a un lugar considerado como «la zona de sombras del centro de la ciudad», y en donde, desde hace varios meses, se relatan avistamientos de seres amorfos. El profesor Del Río, movido por el desconcierto, decidió adentrarse en la zona después del atardecer, a pesar de las recomendaciones de los vecinos del lugar para no hacerlo. Como resultado, el profesor ha desaparecido. Las fuentes señalan que el gobierno municipal se niega a dar declaraciones, dando argumentos contradictorios y absurdos, como ya se ha vuelto costumbre. Sin embargo, han enfatizado en su deber como autoridades para restaurar el alumbrado público en esa zona y en la confianza que tienen en que, con ello, la zona de sombras no sea más que un mal recuerdo en la historia de la ciudad. Los familiares del profesor Del Río exigen justicia y los vecinos del lugar esperan que en un par de años el alumbrado público vuelva a restaurarse.

*La presente historia es una obra de ficción, cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Comentarios

Comentarios