Francisco Rosales (Ciudad Juárez, Chihuahua, 1981). Egresado de la licenciatura de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, estudió el posgrado en Artes Visuales con especialidad en fotografía en la Academia de San Carlos de la Facultad de Artes y Diseño y fue voluntario en la Fundación Héctor García. Participó en la I Bienal Héctor García en la Ciudad de México, la III Bienal Fronteriza con exposición en México y Estados Unidos y últimamente fue seleccionado para la XVI Bienal de Fotografía del Centro de la Imagen. Su obra ha sido publicada en el libro «Espejismos, visión de 66 fotógrafos chihuahuenses» y por la revista de música «Marvin». En 2009 presentó su trabajo fotográfico en la categoría Student Focus del concurso internacional Sony Photography Awards en Cannes, Francia. Obtuvo el primer lugar en el concurso del periódico Heraldo de Chihuahua (2007), ganador en el certamen de fotografía urbana del Instituto Municipal de Investigación y Planeación de Ciudad Juárez (2011) y segundo lugar en el concurso de fotografía organizado por la revista Punto de Partida (2013).

El 11 de diciembre del año 2006, el presidente Felipe Calderón hizo oficial su declaración de lucha contra el crimen organizado, y Ciudad Juárez fue una de las primeras localidades en el país en ser saturadas de elementos federales para desarrollar dichas operaciones. Por más de cinco años la ciudad fue sometida a una violencia ininterrumpida, quedó en focos rojos ante los ojos del mundo y fue considerada como la ciudad más violenta. Hasta la fecha se contabilizan más de 11,000 muertos, miles de desaparecidos y otros tantos desplazados, todos víctimas de una guerra innecesaria. La ciudad comienza a quedar en un abandono total, áreas habitacionales completamente en desuso, el espacio exterior comienza a transformarse en una verdadera zona fantasma y el miedo genera que los ciudadanos se encierren en sus casas en lo que ellos consideran una zona segura. El campo de batalla son las calles, y es por eso que nadie quiere estar ahí, los fraccionamientos se fragmentan y no existe ningún lugar seguro; la psicosis es evidente.

En todos estos años de ejecuciones y violencia ininterrumpida, la ciudad recae en un abandono total; son los espacios inútiles y en desuso los que generan la nueva concepción de ciudad, la ciudad del abandono, ausencia que abunda no sólo en las periferias de Ciudad Juárez, aunque es ahí donde son más palpables los resultados de todo el proceso caótico. La identidad de una urbe que cae en el abandono y la desolación forjada en una crisis social alentada por la violencia impulsada desde el estado. La aparición de sillones en las calles es notable, símbolo de ese abandono generado por la guerra contra el crimen organizado.

Los sofás en los exteriores, en las aceras o afuera de las viviendas son una alegoría, un loft ficticio e imaginario dentro de los espacios abandonados de la ciudad que ofrece confort y seguridad de una manera efímera y temporal, dando una invitación silenciosa a que descansen las personas un momento; una manifestación sobre en qué momento las calles volverán a ser parte de los ciudadanos, los que hacen, construyen y dan vida a las urbes; son ellos/nosotros a quien les/nos compete volver a retomar el espacio público y declararlo como nuestro. Un sofá en las calles representa el poder volver a recorrer la ciudad, caminarla, sentirla, olerla y descansarla; es la reflexión sobre la víspera y el reencuentro de los ciudadanos con su ciudad, un descanso necesario que reclama la urbe después de los procesos caóticos sufridos.

132 instantáneas son las que conforman este proyecto situado en Ciudad Juárez, mediante derivas que se hacen por diferentes zonas de esa localidad fronteriza de México.

Algunas de estas imágenes están expuestas, y a la venta, en el Restaurante-Mezcalería El Manzanillo, en el Centró histórico de Pachuca.

Sillón abandonado en casas desmanteladas #127 impresioìn en piezografiìa sobre papel de algodón año 2013.

Sillón abandonado en casas desmanteladas #127 impresión en piezografía sobre papel de algodón. Año 2013.

Sillón con arreglos de Halloween #135. Impresión en piezografía sobre papel de algodón año 2014.

Sillón con arreglos de Halloween #135. Impresión en piezografía sobre papel de algodón. Año 2014.

Sillón con perro muerto #133. Impresión en piezografía sobre papel de algodón año 2014

Sillón con perro muerto #133. Impresión en piezografía sobre papel de algodón. Año 2014

Silloìn en basurero #126. Impresión en piezografía sobre papel de algodón, año 2014.

Sillón en basurero #126. Impresión en piezografía sobre papel de algodón. Año 2014.

Sillón en campo #130. Impresión en piezografía sobre papel de algodón, año 2014.

Sillón en campo #130. Impresión en piezografía sobre papel de algodón. Año 2014.

Sillón en tienda destruida #134. Impresión en piezografía sobre papel de algodón, año 2013.

Sillón en tienda destruida #134. Impresión en piezografía sobre papel de algodón. Año 2013.

Comentarios

Comentarios