Directo desde Córdoba y sin temor a llamarle pop al pop, platicamos con el músico argentino para PlanisferioMx.

Tendrá poco menos de un año que lo fui a ver a Caradura, uno de los espacios de la Ciudad de México que más presumen de rendirle tributo al “rock”, pero que ha visto desfilar por sus entrañas propuestas de todo tipo, incluso cosas que reniegan abiertamente del discurso “rockero”.

Una de ellas fue Juan Ingaramo, con quien además tuve oportunidad de charlar un rato después de su presentación en ese lugar. Hablamos de forma relajada y un poco de todo, desde la música argentina, de la fiesta, de su gusto por México y su ilusión por hacerse de un camino musical en estas tierras e incluso de su entusiasmo por participar en algún festival importante de México. En ese momento nos acompañaba el director de contenidos de la Revista Marvin por lo que una posible incursión en el Festival Marvin nos pareció ideal.

Un año después Juan logró el objetivo no solamente de estar incluido en un festival mexicano, sino que además estuvo en el que es considerado más importante de toda Latinoamérica, que es el Vive Latino. Es en ese contexto, posterior al VL, que logro charlar con él de nuevo, esta vez para una entrevista formal.

¿Cómo continúa la vida de un músico después de presentarse en un festival como el Vive Latino?

Muy bien, es un revulsivo importante para mi porque nunca me imaginé pisar un escenario así. Creo que es algo que un músico, sobre todo latinoaméricano, piensa como un sueño y fue muy buena la experiencia, muy grande todo y la fiesta muy buena.

Noto una generación latinoamericana de músicos muy importante, con mucho desenfado y ambición, ¿te sientes parte de ello?

De alguna manera sí, hoy la música latina tiene una presencia muy fuerte en todo el mundo y creo que nosotros lo hemos entendido bien, hay mucha onda en todos lados y eso siempre reanima.

He visto actos como el tuyo, recién vimos a Mula en Nrmal como un acto con ese espíritu de abrazar al pop y a la música latina sin tapujos, ¿a qué crees que se deba esa actitud?

Creo que hoy a las nuevas generaciones no nos da miedo decir de donde venimos. Yo no es que no conozca lo que hicieron otros músicos por ejemplo en Argentina, en su momento. Vengo de un bagaje importante que tiene que ver con el rock, simplemente encuentro en el pop un lugar mucho más transgresor hoy en día, que en el rock. Mucho más libertad, más apertura y no todos los lineamentos que supuestamente tiene que cumplir un rockero hoy en día. El rock terminó siendo todo lo que odiaba, muy cuadrado, muy tradicional. 

¿Crees que lo que pase es un poco esa actitud freudiana de matar al padre, cómo una especie de catarsis?

Me encanta esa idea de matar al padre. Me parece que es justo lo que yo busco. Me interesa provocar, proponer y tener identidad y eso lo he logrado simplemente no teniéndole miedo al pop, a la música de baile. Si lo haces honesto, resulta interesante.

Eso lo pusiste muy en claro desde el titulo de tu primer álbum “Pop Nacional”, sin embargo veo que también sigues cierta tradición del rock argentino de generaciones anteriores en tus colaboraciones.

Sí, porque me parece que tampoco está peleado. Cuando yo hablo con Adrián (Dárgelos) me parece que entiende muy bien de lo que hablamos cuando mencionamos el pop. Los Babasónicos fueron la banda que yo escuché generacionalmente y es muy grande. Tampoco se trata de renegar por renegar. Lo mismo con Tweety (González) y todas las personas con las que he colaborado. Ellos tienen su discurso, simplemente yo tengo el mío y creo en el camino que he elegido. 

Comentarios

Comentarios