Casi se ha borrado de la memoria de los hidalguenses el hecho de que, por iniciativa del artista Byron Gálvez, a inicios del siglo XXI se gestó el proyecto del Museo de Arte Contemporáneo de Hidalgo. De hecho, el edificio fue construido entre los años de 2004 y 2005 en el mismo espacio cultural en donde hoy está el auditorio Gota de plata y la Biblioteca Central del Estado de Hidalgo.

Desafortunadamente, cuando el edificio fue concluido no fue inaugurado inmediatamente. Poco tiempo después se construyó, a un costado del museo, un enorme balón de concreto hoy conocido como el Salón de la Fama del Futbol.

En julio del 2011 se inauguró este Salón de la Fama como un gran espacio cultural que incluye, no sólo la enorme esfera de concreto, sino las instalaciones originalmente construidas para el Museo de Arte Contemporáneo.

Desde entonces el Museo de Arte Contemporáneo en Hidalgo ha sido un proyecto fallido. Hoy, por iniciativa de artistas locales, este museo se presenta como un proyecto colaborativo y como un museo nómada que carece de una forma y de un lugar permanente. El MACH ya no se manifiesta como el clásico contenedor de obras de arte sino que el museo es la obra en sí, sumándose a la lista de museos de autor, tales como el Museo Salinas de Vicente Razo, el Museo Skoghall de Alfredo Jaar y, por supuesto, el Museo de las Águilas de Marcel Broodthaers.

En este contexto, el Museo de Arte Contemporáneo de Hidalgo se inauguró el 3 de junio del presente a las 13:00 horas en la calle Felipe Ángeles, casi esquina con Avenida Moreda, en la colonia Tuzos, Mineral de la Reforma, Hidalgo.

FACTUM, Los colores y los hechos de Miguel Ledezma es la primera exposición y en palabras del artista tiene como objetivo distanciar la noción moderna de pintura como objeto autónomo de contemplación a través de la construcción de situaciones pictóricas en el espacio público.

Las pinturas, al mismo tiempo que son imágenes son objetos. En el proyecto FACTUM, el objeto pictórico es usado como una herramienta de resistencia que se enlaza con el concepto de escultura social acuñado por Joseph Beuys, el arte como herramienta de transformación social.

Algunas piezas de este proyecto no solo se ven, también son objetos útiles, ya que son el resultado de la relación entre el arte, la cultura y la sociedad.

Es muy importante que el arte establezca una relación directa con la situación histórica en que se ha producido. Todas las piezas de esta serie tienen una composición sencilla de retícula o de franjas verticales u horizontales. Los colores de cada una de ellas fueron obtenidos con una aplicación digital que genera una paleta de color de 5 a 25 tonos, a partir de una fotografía. Todas las fotografías fueron tomadas de artículos de la prensa, el título de cada obra es el título de la nota periodística de donde fue tomada la fotografía que generó los colores de la pintura.

Texto proporcionado por el MACH

Fotografías de Ana Contreras.

Comentarios

Comentarios