Pedro + piedra= Pedropiedra

¿Que quién es Pedropiedra? Es un chileno que quería ser cantante, pero con el nacimiento de su hijo, ahora sólo quiere ser papá.

Sirva esta bonita descripción, hecha por el mismo Pedropiedra, para recordar que los famosos también tienen su corazoncito y en el caso de este personaje hay más que lo demuestra.

Pedro no proviene de una familia de músicos, pero “en mi casa siempre hubo música. Había una radio en la cocina, mi hermana tenía una guitarra, yo armaba baterías con puros tarros y mi vieja me llevaba a los conciertos”.

The Cure, David Bowie, The Smiths, Michael Jackson, Soda Stereo y Los Prisioneros, era parte de la música que cotidianamente escuchaba cuando era chico y ni imaginarse que tiempo después giraría como baterista de Jorge González (Los Prisioneros) o que grabaría Signos para el álbum tributo a Gustavo Cerati (Soda Stereo).

Por curioso que parezca, y a pesar de sus varios años de experiencia como músico y compositor, Pedropiedra ha tenido que lidiar con el pánico escénico, “antes era una constante en mí, por eso tocaba con los ojos cerrados. Ahora estoy aprendiendo a dominarme más y a entender que es natural”.

Subercaseaux es el apellido de Pedro, el “piedra” vino en su faceta de rapero. “Cuando tenía los grupos de hip hop todos los raperos se inventaban un nombre. Nadie rapeaba con su propio nombre. Yo me puse ‘piedra’, porque para empezar en Chile no puedes ponerte a rapear con un apellido como el mío, y segundo porque ‘piedra’ significa Pedro”.

Un tanto esotérico, un tanto soul es el sonido del último álbum de Pedropiedra, llamado Emanuel. De éste, Para ti es el corte favorito de Pedro y lo compuso para él mismo. “Es un poco recordarse a uno mismo los regalos que la vida tiene para uno, ya sea la familia, los amigos o ver un atardecer. Para ti, es saber que la vida es una y hay que disfrutarla con alegría. El mensaje es muy profundo”.

Y de su anecdotario, una vez Pedropiedra fue a tocar a un pequeño poblado, “al final del acto nos pasaron al palacio del municipio. Ahí había fotos y pinturas de los antiguos gobernantes, súper feos y raros. Nos pusimos a enfiestar y nos terminaron corriendo del lugar”.

Comentarios

Comentarios