Franco Genel AKA Tino el Pingüino parece no ser el mismo de antes. Ha pasado de ser un muchacho atormentado y talentoso que hacía rimas para contestarse preguntas existenciales y divertir a sus amigos, para convertirse en uno de los raperos referentes de la escena del hip hop independiente en el DF. Desde sus primeros trabajos reflejó el hambre que tenía de generar cosas de calidad, a pesar de hacerlo de manera autogestiva; ahora es notable el aumento de calidad en sus productos. El tipo se lo toma en serio, el hip hop es su forma de vida y su actitud lo delata. Quizá a muchos de sus fans no les guste que haya dejado atrás la lírica de tinte introspectivo que hacía al principio, pero tal vez sea tiempo de dejar de pensar tanto en él mismo y hablar de lo que está pasando a su alrededor. Ahora Tino es un entertainer y parece tener muy claro lo que trae, le dedica el cien por ciento de su tiempo a su carrera, cuida cada detalle de sus producciones, el arte, los beats, las colaboraciones. Está en su momento y no piensa dejarlo pasar.

Para hacer esta entrevista le llamo por teléfono. En menos de media hora tendrá que estar en una junta con su proyecto alterno The Guadaloops, él prepara los detalles para lo que será su siguiente tocada como Tino el Pingüino, “acabo de subir el flyer -me dice despreocupado- lo puedes checar en Facebook”; y se da tiempo para contestar al tiempo que busca un taxi que lo lleve a la junta de trabajo. Se escucha el cambio de ambiente, da algunas indicaciones al taxista, se disculpa conmigo y me explica que en los últimos meses ha transformado su rutina para dedicarle tiempo a todos sus proyectos; a parte de The Guadaloops y Tino el Pingüino, Franco lleva junto a su novia la firma de gorras Attack caps. «Parece que no pero sí andamos dandole duro, ahorita tuvimos un ratito para echar medio la hueva y se me fue la onda de que tenía la junta con los Guadaloops, pero no hay pedo, la neta estamos sacando cosas muy chidas».

-De qué va el «Ego, fui a comer regreso pronto», que es tu más reciente material como Tino el Pingüino

«Ego, fui a comer regreso pronto» surge de una situación muy particular. Hace poco más de dos años se estaban realizando unas batallas de beatmakers organizadas por El traficante de almas, que es el productor de cabecera y DJ de Microfunk, una banda ya extinta, que fuera pionera de la escena a finales de los noventa y que estuvo activa durante una buena parte de la primera década de los dos miles. Estas batallas las organizaba el traficante y Maiky Navajas se inscribió; hizo todos estos beats para las batallas, puros beats cortos, que resultaron muy dinámicos. Tres de ellos se hicieron con samplers que los organizadores les habían mandado, los demás fueron beats originales y pues con éstos Maiky llegó a la final y la perdió contra no me acuerdo quién; los beats se quedaron ahí y no sabía que hacer con ellos. Entonces yo los escuché hace más de dos años y visualicé lo que podría ser un disco con puros beats cortos. La mayoría del disco la tenía escrita hace más de dos años y bueno lo actualizamos, le metimos rolas más largas que teníamos de beats dispersos y se grabó en Bulbo Studio en sólo tres días, Maiky lo mezcló y lo sacamos tal cuál.

– Tino el Pingüino es un proyecto de varios años en la escena independiente, ¿Qué tanto te involucras ahora en el producción y todos esos detalles en comparación con el principio de tu carrera?

El proyecto de Tino el Pingüino llevaba ya siete años antes de conocer a Maiky. Entonces hay mucho material previo y habrá muchísimo material después con otros productores. Para éste disco que acaba de salir, tengo material de hace dos años, no tengo pedo en decirlo porque tampoco es material de reciclaje, pero en este periodo de dos años ya tengo casi listos como 6 discos con otros productores. Te estoy hablando de 90 canciones nuevas, algunas son con Maiky, porqué con él trabajo bien, me ayuda con la grabación, con la mezcla, con el master; pero el proyecto de Tino el Pingüino consta de mí como MC y con toda la gente con la que he trabajado que ya son más de 40 productores. Siempre he fungido como una especie de productor en la cuestión ejecutiva, porque escojo todos los beats, el orden, los títulos de los discos y las canciones. Y te voy a ser sincero, conozco a muchos MC´s que no producen y realmente les da bastante igual qué beats toman o en qué orden están sus rolas o cómo se llaman. Yo sí trato de cuidar todo el paquete completo, incluso el arte de todos los discos lo ha hecho gente que yo he buscado porque he querido que lo haga. Esto siempre ha sido importante para mí, porque siempre he querido dar productos de calidad, no digo que desde el principio hayamos sido una verga y ahora lo sigamos siendo, porque sí la hemos cagado, pero es eso.

-¿Con quiénes has trabajado el arte por ejemplo?

El primer disco digamos formal que yo saqué, aunque no sea en un formato físico, es del 2009 y se llamó «Les diría a qué vine si supiera dónde estoy». Lo hice con un artista plástico de Venezuela que se llama Alfredo Rajoy, que se encargó de la portada. Después en el «Aquí somos lo que hacemos», la portada fue de un gran amigo que se llama Edgar Mendizábal que es periodista de hip Hop y beatmaker, que fue quién hizo ese arte. En el «Todo fue un mal sueño», busqué a Rafael Rodríguez “Pachiclón”, que es un ilustrador de culto, de cómics y de fanzines gore, lo topé en una exposición de él en Vértigo y lo contacté. Después en «Tu Anti héroe favorito», las fotografías son de Cuauhtémoc Suárez y el arte lo hizo un amigo de Chihuahua que se llama Iker Bazauri. Este último lo hace Aldo Arillo, que ya ganó un premio en Bellas Artes con la portada que le hizo a División Minúscula. Entonces sí, definitivamente que el nivel de involucramiento que tengo con todos mis proyectos es al cien por ciento. Pienso en el arte, pienso en el nombre, pienso en todo esto y obviamente también me ayuda toda la gente que me ha tocado encontrarme a nivel de producción. Y no lo digo por quitarle mérito a nadie, yo creo que soy de los rapers que más crédito le da a sus productores, pero sí también me gusta tener el control de lo que hacemos en varios niveles.

-Esto que esta pasando con gente como tú, Mike Díaz o Adán Cruz, que empiezan a tener más exposición, a hacer festivales y tal ¿es realmente cómo se lo imaginaban?

Está cagado porque sí empiezan a pasar cosas que uno no esperaba y lo digo con toda la humildad, pero ya para mi es raro que salga a la calle en DF y no se me acerque la gente. Son cosas que en mi caso me dan gusto porque es un reconocimiento de la gente que se ha ganado con esfuerzo y trabajo. Me sentiría mal siendo la cara de un proyecto basura que envenena a la gente o algo así. Pero es un momento delicado porque ese tipo de cosas te pueden cambiar como artista o como escritor o como lo que sea. Entonces finalmente creo que la gente que realmente trasciende, porque finalmente pues ahorita sí somos medio famosillos y a un chingo de gente la tenemos en las bolas y lo que sea, pero este pedo yo lo entiendo como una cosa pasajera, yo a lo que realmente le estoy tirando es a no poder seguir haciendo esto éste año y el próximo; yo lo que quiero es hacer música que se pueda seguir escuchando en 10 o 15 años. Es un momento delicado pero también seguimos teniendo tiempo para hacer las cosas que realmente nos gustan y es cuando más te tienes que cerrar. Es por eso que ya me he vuelto mas cerrado ante la gente, he aprendido a decir que no a muchas cosas, ¿sabes? He aprendido a no tener que pagar siempre con rolas o a ser el consejero o la niñera de nadie. Aprendes a ponerte una barrera y no por una cuestión de sentir que vales más que antes, sino al contrario, es porqué tienes algo que cuidar y no lo puedes poner en manos de todo mudo.

-¿Cómo lidia Franco Genel con el ego?

El ego es una cosa con la que se tiene que tener cuidado, porque uno termina tomando actitudes con las que ni siquiera se siente identificado por caer en estos jueguitos de sentirse muy verga. Yo sigo con la misma novia, aunque con interrupciones, pero es la misma desde hace muchísimo tiempo; lo mismo mis amigos. En mi caso son las cosas que siempre me han ayudado a darme cuenta de qué es lo que se ha hecho hasta ahorita que tampoco es realmente una cosa del otro mundo ¿sabes? Cada vez he aprendido a ver más esto como un oficio cualquiera. Una cosa que se tiene que hacer diario y que si lo haces bien te va a traer gratificaciones. Me ayuda mucho tener a la misma banda de compas, tengo una relación muy fuerte con mi familia, con mi hermano, con mi novia, y es lo que me mantiene con los pies en la tierra, porque esa gente no se va a tentar nunca el corazón para decirme cuando la estoy cagando.

-¿En qué estas trabajando ahorita, piensas en disco nuevo?

Si, de hecho espero que salga en Mayo un nuevo material, porque ya de hecho está casi listo. Sólo es echar a andar unas cosillas, conseguir unos fondos, pero sí, tenemos planeado sacar un nuevo EP que se va a llamar «De vuelta en el lodo». Se trata de un material diferente, con un productor muy joven de Aguascalientes, tiene como 21 o 22 años, él se va a encargar de toda la producción y tan sólo por eso va a ser diferente. Éste si va a tener material muy muy reciente, te estoy hablando de los últimos 2 o 3 meses. Está en otro tono, yo pienso que está muy divertido, pero un poco más pensado, un poco más sobrio, quizá.

Tino estará presente este viernes 6 de julio en la Ciudad de Pachuca en el Jardín Canival

*Fotos obtenidas del Facebook de Tino

Comentarios

Comentarios