Nuestra nación ha desarrollado un peculiar universo de mitos y leyendas, personajes que han trascendido a generaciones, uno de esos perfiles es Francisco Javier Chapa del Bosque, quien fuera más conocido como: El Increíble Profesor Zovek

Con el paso del tiempo el deportista, atleta, boxeador, arte-marcialista, experto tirador, mentalista, yogui, articulista, compositor, músico, actor, bailarín acrobático, instructor y genio creativo, logró consolidar una carrera importante con base a su desempeño y resistencia física, ello lo pudo canalizar en sorprendentes espectáculos, que cautivaban a la razón de los televidentes y testigos. Verlo realizar actos que sobrepasaban la razón humana le dieron un prestigio que lo llevaría a ser también estrella de la televisión.

Recientemente, este personaje tomó un vuelo especial debido a que la obra cinematográfica de Alfonso Cuarón, “Roma”, retomó la obra del Profesor Zovek. En una breve, pero sustanciosa aparición, Zovek fue encarnado por el luchador mexicano conocido como Latin Lover, quien ha tenido diferentes participaciones como conductor de televisión y en telenovelas, como son: “Velo de Novia”, “Bailando por un Sueño”, “Qué Madre Tan Padre”, “Por ella soy Eva”, “La Tempestad”, “Bailadísimo”.

El personaje ha sido visto desde perspectivas diferentes, este “Zovek” de “Roma” y el ZOVEK de la vida real, tienen muchas diferencias notables, su manera de hablar, su físico, y su seriedad fueron abordados de manera muy distinta en la película causando una percepción errónea en el público que vea la obra.

Ante las habilidades físicas que demostraba el deportista y entrenador, concluimos que podía hacer cualquier cosa: Con la frente rompía tablas, tabiques o bloques de concreto. Además, ejecutaba actos de escapismo real enfrentándose a peligros reales; de fuerza mental –conduciendo una motocicleta a ojos vendados-; jalaba -tanto con los dientes, como con el cabello-, vehículos pesados o detenía el arranque de varias motocicletas.

Y no sólo eso, además establecía récords mundiales, como cuando durante cuatro horas consecutivas hizo poco más de ocho mil abdominales. El segundo récord que tuvo lo superó cuando en ocho horas seguidas realizó 17 mil 851 abdominales frente a notario público. Esto último lo hizo para recaudar juguetes para los niños pobres en lo que se denominó “Reyes para los Reyes”.

La investigación periodística me ha llevado a concluir que, respecto a su contacto con las fuerzas militares del país, a quienes pudo compartir sus conocimientos y entrenamientos de resistencia y disciplina física, fue siempre con la puntualidad de buscar objetivos de naturaleza noble, y que si de esas experiencias de instrucción, algunos de los pupilos fueron llevados a integrar grupos paramilitares, eso no tuvo nada que ver con la ideología, principios y normas de conducta del hoy recordado mentalista y escapista. Dichos comentarios y “rumores” surgieron con más fuerza después de su muerte.

Actualmente, en la película “Roma”, hay escenas donde se recuerda el acto conocido como la matanza del Corpus Cristi, pues coincidió la fecha con la celebración católica, del 10 de junio de 1971, en la Ciudad de México, y ahí una vinculación fuera de la realidad del Profesor Zovek con los integrantes de un grupo que al final en la película participan como gente de choque en este macabro día de la memoria nacional.

Zovek aparece en la cinta en dos ocasiones: Una durante la transmisión de su acto de fuerza dental en el histórico programa «Siempre en Domingo» de Televisa; y la otra en una fantasiosa locación en un llano, donde le inventan un monólogo positivo y de equilibrio, apareciendo sorpresivamente ante los asombrados actores que después participarían en una matanza totalmente ajena al Profesor y a su indiscutible figura de líder natural de la juventud y niñez de los años setenta.

Si bien se ha desarrollado una especie de neblina de claroscuros sobre este personaje, es importante describir que él trabajó siempre en pro de pensamientos, ideales, reflexiones propositivas, enfáticamente en favor de una sociedad deportista y saludable, inspirando a las generaciones a superarse con disciplina y esfuerzo.

Su desempeño físico le permitía hacer montajes de producción en diferentes escenarios, donde él y su familia trabajaron en coreografías en los años sesenta. El maestro deportista usó por primera vez su atuendo legendario, su vestuario de color dorado y rojo, que tres años después se usaría en “Kaliman”, personaje de historietas que luego publicaría aventuras también inspiradas en el coahuilense.

Francisco Javier Chapa del Bosque nació en Torreón, Coahuila. Creó el Sistema de acondicionamiento físico mental “Vuelo Sin Escalas”, que fue implementado con jóvenes y niños en varias instituciones con excelentes resultados. Los niños practicantes del «Vuelo Sin Escalas» recibieron el honor de ser llamados “Zovekomandos” e incluso le acompañaron en repetidas ocasiones en televisión, haciendo gala de lo que habían aprendido.

Desde mi punto de vista Zovek en la película “Roma”, tiene una visión deformada de la realidad, y considero que el legado del Increíble Profesor Zovek debería de ser recordado con todo el honor que debe manifestar su trabajo, sus conocimientos, y su amor por el deporte, todo lo cual le llevó a formar parte de un mundo de personajes legendarios.

Cuarón lo ha redescubierto y tanto él como algún otro cineasta deberán aprovechar tan singular mexicano para darle la oportunidad al mundo de conocer más sobre la vida y obra del Increíble Profesor Zovek.

Comentarios

Comentarios