Cuando recién salió el disco “Estilo libre”, varias canciones se perfilaron como favoritas, pero Invierno, incluso en reproducciones de Spotify, llevó la delantera.

Ayer se estrenó el video de esta nostálgica canción, atinadamente para incrementar y compartir la nostalgia que nos invade cuando los ciclos se cierran. El video transcurre dentro de una cantina-lonchería, pero de la vieja escuela… ¿Alguna vez visitaron uno de estos lugares hace 20 años? Quizá asomaron su cabeza por curiosear, por buscar al papá, al tío, al abuelo… Si su respuesta es sí, saben a lo que me refiero.

Al ritmo de una rica bachata, Gepe nos comparte los sentimientos más íntimos de un corazón roto que a gritos pide que termine todo el dolor. Claro que estaría mintiendo quien diga que nunca ha tenido mal de amores, y si los han bateado en estas fechas, la canción les traerá ese tipo de recuerdos que dibujan una sonrisa y a la vez ponen el ojo Remi.

Gepe siempre se ha caracterizado por incorporar ritmos latinos; el talento y los elementos de la cultura popular latinoamericana pueden tener grandiosos resultados sin fórmulas, sin ser forzados. Invierno también nos muestra que este excelente músico no teme experimentar, y al menos a mí, en la primera toma, logró engancharme.

Sus seguidores seguramente desean que su visita a México, para el Vive Latino 2016, traiga consigo también una visita en solitario por ser uno de los músicos más trascendentes de esta generación, no por ser joven y tener un enorme talento, no por ser chileno o latino, sino por tener un profundo amor y respeto por lo que hace: eso se agradece porque su música traspasa los oídos para marcar la historia y corazones de muchos.

Sea lo que sea, seguro iré a verlo y le gritaré desde primera fila que me haga un par de hijos… o al menos lo intente, ¡jajajaja! Sin más, les dejo Invierno:

Comentarios

Comentarios