La cultura juvenil se va conformando por una suma de instantes, por una cascada de momentos irrepetibles. Es difícil para los creadores tener una perspectiva de largo plazo, ellos se dedican a realizar su obra con toda la pasión por delante y sin que el asunto de la trascendencia se convierte en un lastre que los inmovilice.

La cultura juvenil se reinventa tantas veces como crea necesario. Nada es permanente y se queda estático. Las generaciones se suceden una tras otra y van cambiando la estafeta. Por ello es importante que una feria del libro destinada a atender los intereses de los más jóvenes incluya propuestas artísticas que representen al presente. Y esto implica distintas disciplinas, no sólo tienen que participar escritores de nuevo cuño, también los espectáculos tienen que representar al talento emergente.

La Feria del Libro Infantil y Juvenil que se lleva a cabo en el Centro Cultural del Ferrocarril alcanza ya las 15 ediciones y en esta ocasión el programa incluye aristas muy interesantes de esa figura para y por armar qué es la cultura juvenil. Si ya durante los primeros días tendremos oportunidad de conocer los trabajos más recientes de Jis y Trino –en el Jam de Moneros (viernes 25)-, el primer libro de cuentos de Joselo Rangel de Café Tacvba (sábado 26) y el espectáculo multidisciplinario Arreola por Arreola –Bestias y prodigios- (domingo 27), en lo que parece ser un dream team de la música mexicana, pues confluyen los hermanos Arreola –nietos del  Juan José Arreola- , la cantante Iraida Noriega y el músico Fernando Rivera Calderón alternando con Pío Cineamano, quien aporta la parte visual, el resto de las jornadas anticipa también sesiones memorables.

Y es que se dará el concierto “Ecléctica es la noche”, encabezado por una joven artista nacida en Chile y que ha decidido residir en México para proyectar su carrera internacionalmente. Mariel Mariel creció rodeada del folklore latinoamericano pero se ha dejado influenciar también por la cultura del hip hop. Logra una mixtura no exenta de chispazos electrónicos que potencian una música cargada de seducción y una energía casi sexual. La chica utiliza una diversidad rítmica totalmente gozosa para cobijar a su peculiar manera de interpretar vocalmente.

A esta atractiva chilena se sumará un proyecto que inició como un dueto de hermanos pero que rápidamente ha crecido en alineación. Referirnos a Sotomayor es citar a una propuesta que partió del electro-pop para vincularse con percusiones y bases rítmicas afroantillanas. La banda ha crecido a una velocidad acelerada y es considerada como uno de los actos más calientes que la escena emergente aporta en este preciso momento. Su álbum “Salvaje” está teniendo un impacto importante al entrecruzar tradiciones y estéticas.

Si la intención inicial era presentar un recorrido por los sonidos contemporáneos más urgentes, esto se consolida al recibir también a Boogat, un músico canadiense de origen latino que ha decidido cantar y rapear en español. Su disco más reciente se llama “Neo-Reconquista” y con él se refiere al proceso a través del cual la gente latina se abre espacios y se apuntala en el esquema social no sólo de Estados Unidos sino también de Canadá.

El elenco se completa con Ponce, un músico que mostrará su manera de entender a la electrónica y que servirá de punto de partida para una noche que se pretende sea caliente y diversa por igual.

El jueves 1 de octubre será la ocasión para que la música nos haga sentir eclécticos y nocturnos.

Valga recordar que todos los eventos son completamente  gratuitos.

Ecléctica es la noche
Jueves 1 de octubre, 20 horas
Centro Cultural del Ferrocarril
Entrada libre

Comentarios

Comentarios