En Hidalgo existen exponentes de varias disciplinas que le han dado la vuelta al mundo, una de ellas es la tradición oral, gracias al trabajo de varias personas, la figura del “cuentacuentos” ha tenido la representatividad de Hidalgo en diversas latitudes.

No cualquiera puede colocarse delante de la gente dominar el escenario, preparar una presentación y llevar mensajes de divulgación científica y hacerlo sin caer en lo aburrido o vulgar.

Domingo Villamil es un Hidalgo que sirve como muestra de esa gran tradición oral que hay en la entidad. Maestro de vocación ha dedicado su vida a la enseñanza, a contribuir al conocimiento de cientos de jóvenes que han pasado por los salones donde ha trabajado.

El escenario debe ser tratado con respeto, es un lugar sagrado que permite que las personas puedan comunicar y tocar las fibras más sensibles del público, Villamil lo sabe, y en los últimos lustros, ya sea como maestro o con personajes escénicos, se ha entregado a la educación de los niños de Hidalgo.

El estilo de Domingo va de científicos que han perdido un poco la razón a otros donde el drama o la risa son su elemento fundamental.

Aficionado a la lucha libre de hueso colorado, escritor, cuenta cuentos, diseñador de personajes, lector de buen apetito, y desde luego que un difusor de la cultura, así como de la ciencia.

En lo personal, recomiendo seguir sus redes sociales, para saber las fechas en las que se va a presentar, y estar al pendiente de su trabajo en diferentes plazas, sin duda, nadie queda inerte ante su desempeño en el escenario y seguramente, aprenderán algo o saldrán con una sonrisa.

Comentarios

Comentarios