Por: Marco Patiño

 

Leticia Toussaint diseñadora gráfica, de clara herencia musical, se encontraba en Hyde Park justo en el día en que The Cure tocaba para celebrar su concierto de 40 aniversario. A pesar de no encontrar boleto para entrar al concierto, pudo disfrutar del evento desde afuera; además compró una playera conmemorativa.

Alejandro Mancilla comenzó a hacer música en Veracruz y cuando llegó a la Ciudad de México para presentar su primer proyecto musical, Dixybait, comenzó a involucrarse con la prensa musical escrita. Cuando Charlatans tocó en la Ciudad de México, a Alejandro le llamó la atención la playera de The Cure que decidió usar Leti para ese concierto. Se conocieron y poco tiempo después comenzaron a hacer música juntos. Leticia en la voz y guitarra y Alejandro en el sintetizador, sampler y la programación.

Jorge Sandoval es Médico y se dedica a la infectología. Sus actividades diarias las combina con su amor por la música. Una noche asistió a una fiesta donde tocó el entonces dueto conformado por Leticia y Alejandro. Ahí se conocieron y platicaron sobre grupos como Pulp. Jorge se convirtió en el nuevo guitarrista del ahora trío.

Hoy, además de escribir de música, Alejandro sigue creándola ahora con el proyecto .documento que nace el primero de enero de 2019. Actualmente podemos disfrutar de un par de canciones de pop ácido-electrónico y un video que asoma al remoto mundo de los aerobics. Recientemente conversamos con .documento sobre su proyecto, el tiempo, el diseño, la música y la cultura pop.

 

¿Cómo comienza .documento?

Leti: Alejandro y yo nos conocimos en un concierto. Me platicó de su proyecto anterior y que tenía algunas canciones guardadas. Después compartimos ideas, todo virtualmente. Le envié una versión que había hecho de “Pure” de The Lightning Seeds. Decidimos hacer un demo de la canción “Panorama” para ver qué pasaba. Con la canción lista nos animamos a hacer el video y para cuando teníamos tres canciones nos invitaron a tocar a una fiesta. Todo fue saliendo muy natural. En la fiesta Jorge nos vio tocar y contactó a Alejandro para entrar al proyecto y nos latió lo que podría aportar.

Alejandro: Es básico en los grupos las influencias musicales de cada integrante y cuando Jorge nos dijo la música que le gustaba nos convenció. Creo que es fundamental que exista una misma línea de gusto para que funcionen las cosas.

 

Leti, ¿Cómo es que desde el diseño gráfico haces música?

L: El proceso creativo de ambas puede ser similar. No son procesos tan ajenos. Aunque siempre he sido fan de la música, nunca había tenido un proyecto y ahora que hemos estado grabando o en un estudio siento que es lo mismo que pintar o diseñar. Cuando grabamos creamos capas con notas y sonidos de una manera parecida a cuando creamos capas con colores. Se parecen mucho en la idea de crear algo que no existía anteriormente y de pronto tener canciones. Estudié diseño, pero en realidad quería pintar. Me acuerdo mucho de que un maestro nos advirtió que si estudiábamos diseño porque sabíamos dibujar que nos saliéramos. En el diseño existe una dinámica particular, un cliente que espera resultados específicos…

 

Me da la impresión de que en .documento no existe una figura de un cliente, es decir parece como si no tuvieran un público determinado para quien estén componiendo…

A: Va a sonar a cliché, pero los clientes somos nosotros mismos. Nos debe gustar desde la música o un título. Si pensáramos en complacer a un cliente haríamos reggaeton o cumbia que está de moda.

 

Platíquennos un poco sobre el video de “Panorama”. El grupo ficticio recuerda al video “Crystal” de New Order y aparece el espíritu del diseño de Peter Saville.

L: Muchas veces es sin querer. Me fascina el diseño de Peter Saville. Se ve reflejado lo que traes como influencia. También me gusta mucho David Carson. La estética de lo que nos gusta se refleja indudablemente. También la presencia de nuestros videos preferidos aparece, en este caso, los aerobics. Cuando aparecieron los aerobics eran como el perreo de la época con alto grado de erotismo…

A: Tenían una estética que ahora es kitsch pero en su momento era cool y ya no hay nada así. Para el video hicimos un scouting de clases de aerobics y no existen, ya sólo hay salones con señoras bailando zumba.

L: Y si no te gusta esa música, ¿cómo haces aerobics?

 

Hablando de lo efímero, me llama la atención el deseo de que .documento navegue hacia lo efímero. Publicarlo en CD ROM que es un formato que ya nadie puede leer, ¿Por qué surge eso?

A: Justamente porque no tenemos expectativas de nada. Vamos a sacar cuatro canciones y luego desaparecemos. Si a alguien le gusta y se pregunta quién era el grupo se quedará con las ganas de saber qué era. De hecho, estamos con el dilema de si sacar un vinilo, un casete o un CD, porque ya nadie oye ninguno de los tres formatos; y si lo sacas en un medio digital también llega un momento en que se pierde en ese océano de música. El hacer música efímera es propio de los tiempos que son así. Todo desaparece de inmediato, y nosotros queremos desaparecer aún más rápido. Antes de que nos olviden, preferimos nosotros desaparecer.

Pero, ¿existe en alguna parte de ustedes debe de haber el deseo de que el proyecto crezca?

A: Leti dice que no sabe, pero sí, lo sabe. No es tanto de crecer si no de hacer cosas que le importen a un determinado número de gente. Tampoco es un deseo, es una consecuencia de lo que nos gusta. Nos gustan grupos que de alguna forma han marcado un estilo de vida o de pensar.

 

¿Existe cierta nostalgia hacia el Fischerspooner, ese pop sucio mexicano, ese que nos llegó vía Siempre en Domingo, particularmente con Mecano?

A: Pero ¿cuál sería el pop sucio mexicano? Creo que muchos grupos actuales retoman esta influencia de la música basura de los ochenta, y me encanta porque la música basura de los noventa era muy mala. Lo que era Kabah u OV7 era feo, era música más dance, pero no tenía esa inocencia de Flans o de Fandango. Ese pop ochentero de los mexicanos es lo que más me ha influenciado después del punk y del new wave, es con lo que creciste de niño y de algún modo en .documento hay mucho de ellos. Yo sería feliz grabando un dueto con Flans o saliendo en Siempre en Domingo, sería una estrella de los ochenta, pero es imposible, sería anacrónico. De hecho, el disco se va a llamar “La soledad de la chica cometa”, porque era una canción que se llamaba así, e Iñaki de Fobia, con el que estamos grabando un par de canciones, nos dijo que le pusiéramos ese nombre. Iba a llamarse Protocolos de nostalgia y suena más serio, mas de un grupo triste y no estamos tan tristes.

 

¿Cómo ha sido trabajar con Iñaki en la producción?

J: Yo para empezar no me la creía. Es una persona sencilla y tiene un enfoque de la música muy diferente. Si escuchas las canciones que produce Iñaki comparadas con las cosas que son más nuestras, tiene un enfoque un poco más duro, más roquero, pero muy interesante.

A: Además se ha tomado su papel de productor muy en serio. Nosotros sugerimos y trabajamos en conjunto, pero cuando él tiene una idea no puedes sacarlo de allí. Le dices, “¿No sonaría mejor esto?”. Y él contesta “Bueno, vamos a probarlo. Pero confía en mí. Yo soy el tipo que escribió el riff de Microbito”. Nos gusta porque no nos da por nuestro lado, sino que impone lo que quiere en el mejor de los sentidos, y es lo que queríamos, un productor que no solamente nos encaminara sino que también dejase su visión plasmada. De hecho, nosotros buscamos a Iñaki, le enseñamos un demo y le gustó; el resto fue en su estudio, con los teclados de Fobia.

J: Su estudio es un museo.

L: También por eso no avanzamos mucho porque se ponen a jugar. Pero creo que la producción de Iñaki va como anillo al dedo a .documento. Existe una empatía creativa por ejemplo con los teclados, un sonido ochentero que es ácido, pero inocente.

A: Sí, y de hecho a él le gusta mucho Mecano y Jeanette, y a pesar de que está dándole un enfoque más de rock está bien. Ha habido una gran empatía y bueno, tiene detrás todo este bagaje musical.

 

¿Y cómo han resuelto tocarlo en vivo?

A: Por el momento el grupo es de estudio y We Transfer, porque todos nos mandamos cosas todo el tiempo. Cuando salga el disco ya pensaremos en cómo llevarlo a escena, pero por el momento estamos concentrados en grabar. Nos han invitado a varias fechas para tocar pero no hemos aceptado porque no tenemos definida esta parte en vivo.

 

De regreso a la ironía, vivimos un momento en que lo que dices parece que trastoca muchas pieles, un momento crítico para las ideas, en que lo que dices o no, puede herir o no herir a alguien. Y me gustó que la letra de “Panorama” es una letra que no es letra, son números, los números de Panorama; y me gustaría que nos hablaran sobre la temática conceptual de otras canciones del grupo, y el que piensan sobre el hecho de decir o no decir.

A: Yo creo que estamos en una etapa terrible en la que no puedes decir absolutamente nada porque todo mundo se ofende y están pendientes de que digas algo políticamente incorrecto. Estamos en un grado en el que no puede haber un pastelito que se llame “Negrito” y que le deban cambiar el nombre porque mucha gente se ofende. Se me hace realmente ridículo. Lo mismo pasa con los linchamientos mediáticos, o con no poder decir que algo no te gusta o que todo tiene que ser incluyente. Si debe haber una inclusión, pero hay cosas que no la ameritan. Por decirte algo, en la nueva de Terminator, que es una porquería, las tres protagonistas son mujeres porque si no se iban a ofender de que no había suficientes mujeres. Y digo está bien, pero para eso hay películas como Los Ángeles de Charlie. Que, si bien lo ves ahora, el título de Los Ángeles de Charlie también puede resultar ofensivo.

L: Sí, porque dice DE Charlie, o sea pertenecían. Son de él.

A: Porque Charlie es el jefe

L: Siempre le puedes encontrar algo…

A: Aunque es importante no mal interpretar: la inclusión es algo necesario, pero ya estamos en terrenos realmente ridículo. Por eso evitamos tocar temas polémicos no porque no queramos sino porque la naturaleza del grupo es crear imágenes con las canciones. Hablando de las letras, estamos un poquito en deuda con grupos como Family, sobre todo el disco de Un soplo en el corazón. Sacaron ese disco y desaparecieron, casi no había fotos de ellos, había cuatro entrevistas.

Entonces, ¿.documento podría considerarse es un grupo de culto de antemano?

A: Sería un poco pretencioso de nuestra parte decir que seremos de culto, no lo sé, pero Family es una gran referencia para .documento en muchos sentidos: uno escribía y otro era diseñador, faltaba un médico; pero era un dueto muy bonito y evocador, sacó su disco en el 92 y sus influencias eran New Order y The Smiths, pero con letras en español. Inclusive en nuestra canción Septiembre, una parte dice “es como un soplo en el corazón” y es un guiño o que incluimos sin querer.

L: Los temas, casi todos habían un poco de la soledad, como nostalgia

Es un momento crítico en cuanto a el tocar temas que pueden herir un poco susceptibilidades, pero también hay una nueva manera de extrañar, una especie de “neonostalgia”.

L: Vivimos muy solos. Nuestro proceso creativo es muy solitario. Como dice Jorge, no es lo mismo hacer música en tu casa a compartir con alguien más y generar algo nuevo. Eso es bueno: puedes estar en tu casa y generar algo de música, de pronto juntarlo y ver que funcione, eso está padre.

 

Pero al mismo tiempo también hay un tema solitario, propio de nuestros tiempos…

J: Es muy curioso, porque también doy clases y convivo con chicos de entre veinte y veintidós años, y para ellos la nostalgia son los noventas.

A: Para mí no, para mí la nostalgia es 2018, es más la nostalgia es ayer.

J: Es que tú dices, por ejemplo, Kabah no me gusta, pero con ellos todo el grupo hacen su vaquita y dicen, “Nos vamos a ir todos a ver Los Noventas POP” A lo mejor se refiere a que el pasado es mas inmediato, a extrañar cosas que pensábamos que nunca se moverían. La nostalgia en el sentido de que se añora el mundo en el que estábamos antes.

A: Hay una palabra que se refiere a pensar mucho en el futuro. Es como lo contrario de la nostalgia, es como añorar el futuro aunque sea contradictorio. Muchos grupos que admiro eran así, como Gary Newman. Todos esos neorománticos de los ochentas tenían la idea de no añorar el ayer si no que siempre se proyectaban en un futuro que nunca pasó. No hay autos voladores, Blade Runner se situaba en 2019 y no es cómo se lo imaginaban esos soñadores. Prefiero proyectarme en el futuro, aunque estaré muerto. Prefiero imaginarme cómo será el mundo a vivir en el tema retro. En algún lado leí que cuando escuchas música nueva hay una parte de tu cerebro que se siente bien .

J: Sí, Julieta Fierro, divulgadora de ciencia de la UNAM, hizo un post hace un par de semanas donde decía eso, abordaba este tema de la adicción a las redes sociales, de cómo independientemente de que la información sea una mentira, nosotros como personas tenemos cierto grado de avidez por querer aprender cosas nuevas, y no solamente es escuchar música nueva, si no leer un chisme, ver una fotografía nueva, ver una imagen nueva, genera cierto grado de satisfacción. Hay un neurotransmisor que es la serotonina que está asociado con la saciedad o la satisfacción, así que aprender cosas nuevas, independientemente del origen o de si sean ciertas o no, siempre te va a traer cierto grado de satisfacción. De hecho, hay algunas teorías que afirman que el ser humano nunca deja de aprender y el aprendizaje no necesariamente se dirige a aprender cosas de ciencia o de arte; sino que también está dirigido a aprender cosas que a lo mejor no deberíamos saber, pero siempre estamos buscando los seres humanos el aprendizaje, eso es nato.

Creo que en el ámbito de el periodismo musical nos encanta descubrir músicos nuevos, pero también el descubrir música nueva no nueva, es decir como grupos desconocidos de los cincuentas. Y eso nos regresa a la Neonostalgia, algo nuevo que no lo es…

A: Lo nuevo está sobrevalorado. Hay periodistas que sienten la obligación de decir, por ejemplo, que el trap está increíble, porque sienten que si no lo hacen están fuera de onda o no son modernos, y creo que no porque sea nuevo es bueno, y no porque sea viejo o en el pasado haya sido importante va a ser bueno tampoco. Inclusive hay películas, que con el tiempo las ves y crees que son malísimas, aunque todo mundo diga que son una maravilla.

 

El tiempo es muy congruente, siempre pone las cosas en su lugar. Cuando vipor primera vez “Santa Sangre” de Jodorowsky me fascinó. Años después invité a unos amigos a verla y resultó ser una experiencia diferente por decir lo menos.

A: Recuerdo que de niño me llevaban a un restaurante en Los Ángeles cada vez que viajábamos, lo veía inmenso y con un grupo tocando. Veinte años después regresé y descubrí que estaba fatal. Pregunté por el grupo y me dijeron que llevaban tocando treinta años, era horrible, la comida era mala. Con el tiempo valoras las cosas de forma diferente.

 

¿De qué manera el humor está presente en .documento?

A: Sí, un poco porque nos gusta la nostalgia light. Si nos claváramos en la oscuridad estaríamos hablando de vampiros, de muerte y desolación. Vendríamos maquillados, con ropa negra gótica; y digo, no está mal, pero en un contexto como el de México no puedes clavarte en rollos tan europeos, aunque te gusten. A mí me encanta The Cure, pero sería ridículo ahorita andar con una gabardina.

L: Pero creo que, si tenemos el mismo sentido del humor los tres, y si nos reímos todo el tiempo. En las fotos Alejandro nos prohíbe reírnos, porque tenemos que parecer bohemios, muy enojados y tristes.

 

De regreso al diseño de .documento me gusto mucho el pequeño gran detalle de empezar con un punto el nombre.

L: Cuando estábamos viendo el nombre para el grupo, apareció el de .documento, y a mi me gustó mucho pensarlo visualmente como .doc, me imaginé un símbolo, un gráfico de los archivos de Word y ¿qué mas neutro que un .doc?

A: Desafortunadamente nos encontramos con los límites digitales que impiden abrir una cuenta en Facebook o Instagram con el nombre .documento. El punto no lo toman como un carácter. Se frenaron esas aspiraciones conceptuales pero lo vamos a seguir usando en la parte física.

Creo que el nombre resume lo que hemos hablado. Guardas en un documento lo que tu escoges. Me acordé de Andy Warhol que guardaba en cajas de cartón todas las cosas del día y así hacia su archivo.

L: Eso es también un poco nostalgia, tener un archivo con cosas y con papeles que ya no existen, un nuevo documento.

J: Y la portada que es una pintura que esta haciendo Leti.

L: Para la portada del disco estoy pintando una imagen de tamaño real donde aparezco nadando. La solución técnica es interesante porque me acosté con la posición de nado y me ayudaron a trazarme.

 

Pero esa solución visual creativa tiene que ver con al música, ahí esta el espíritu post-punk y de “hazlo tú mismo”.

L: Pues es que todo lo hacemos así. Si no somos músicos expertos…

A: Justamente, la música no es punk pero la actitud y la forma de hacerla tangible si tiene que ver totalmente con el punk porque realmente no sabemos. Yo nunca he ido a una academia de música ni voy a ir, entonces viene de animarse a conjugar sonidos y crear algo de la nada.

 

¿Ya hay fecha para que salga el disco?

A: En marzo del 2020. Van a ser entre ocho y diez canciones

L: Como «Septiembre» salió en noviembre, y la nueva canción, «Odia a tus amigos» va a salir el día del amor.

 

Finalmente, Alejandro, me atrae mucho la dualidad de hacer críticas musicales y de pronto tomar el papel de músico, ¿Qué se siente?

A: Pues me desprendo totalmente de esa parte porque si no me volvería completamente loco, seria demasiado crítico y nunca haría nada. Si me pusiera en plan de crítico musical con lo mismo que estoy haciendo, no me animaría a sacar nada. Así que mejor me desprendo de ese lado de periodista, pero al mismo tiempo tomo la música y el hacer un disco desde la misma perspectiva de escribir un cuento o escribir un articulo o un ensayo, como que para mí son complementos. No me considero como músico, en todo caso comulgo mas con el concepto de “antimúsico” de Daniel Melero que con la idea tradicional de quedarme en el escenario. Yo, a diferencia de Jorge, no creo hacer música toda la vida, quiero hacer un disco que me guste, que nos guste a todos los que estamos en el grupo y ya. Soy más un periodista que un músico.

Comentarios

Comentarios