Ha pasado el primer fin de semana de Feria del Libro Infantil y Juvenil de Hidalgo 2015. Tres grandes llenos en el Centro Cultural del Ferrocarril. ¿Con qué me quedo? El espacio ha sido remozado y existe un auditorio nuevo. Se subrayó la grandeza de Jis y Trino -¡vaya tablas y recursos!-; el Jam de Moneros es tremendo. Joselo Rangel es un estupendo conversador y su primer libro de cuentos marca el comienzo de una estupenda carrera literaria. El domingo cerró con un espectáculo memorable “Arreola por Arreola, de bestias y prodigios“ es una maravillosa recreación de un universo ficcional en sí mismo –más allá de lo estrictamente literario-. Un elenco estelar que provoca atmósferas de fantasía a través de una solvencia artística de primer nivel.

Y el evento se extenderá una semana más. Todavía quedan muchas cosas importantes por ocurrir. Aquí mismo ya recomendamos la semana pasada el concierto “Ecléctica es la noche” que se llevará a cabo el jueves 1 de octubre. La chilena Mariel Mariel, el grupo mexicano Sotomayor, el hip hopero canadiense Boogat y el músico electrónico Ponce habrán de revisar al amplitud de sonidos de lo contemporáneo.

Pero ese mismo día –más temprano- habrá dos presentaciones que de verdad se antojan; la primera de ellas involucra a dos autores poblanos. Víctor Roberto Carrancá habrá de perfilar la novela “Las Bestias negras” (Ed. Alfaguara), una obra de la que Antonio Ortuño ha escrito: “Jaime Mesa se interna en los terrenos de la ambición y el vacío y regresa siempre con una buena historia que contar.”

Esta charla que iniciará a las 5 de la tarde también tendrá al poeta Daniel Fragoso para hablar acerca de un historia que ha sido descrita de la siguiente manera: “Una novela que desnuda la soberbia cultural y la deja frágil, completamente a la vista de todos. Con la vuelta a escena de Marcelo Combs, el inolvidable personaje de la novela Los predilectos, Jaime Mesa muestra que el drama de una vida puede seguir e incluso desarrollarse de forma paralela en un mundo de tercer nivel.

Eliseo de la Sota es el hombre que mueve los hilos de la cultura en una entidad cualquiera, con un presupuesto que, aunque menor, es interesante. Su capacidad directiva va más allá de la organización de pequeños festivales, obras teatrales y conciertos menores: también mueve la vida de sus cuatro subordinados más cercanos, al grado de la humillación y la crueldad.

Muy pronto, la suerte de este hombre, cuya carrera despegó al valerse de su gris estancia en Francia, trajes en rebaja y adulación sistemática, dará un giro radical. Su homosexualidad es exhibida públicamente tras la publicación de una fotografía donde se besa con el legendario Marcelo Combs, el actor que llegó a un pueblito donde la miseria se vuelve servilismo y los anhelos de éxito son el pan de cada día. A partir de este instante, las “bestias” llenas de rencor no dudarán en abalanzarse sobre la vida del dirigente de media cepa.

“Las bestias negras” es una novela sobre la ambición desmedida y la miseria en el entorno cultural, así como sobre la actitud ilusoria frente al concepto del deber ser de la estética y el arte”.

Al terminar esta presentación, tocará turno a Mauricio Bares, un estupendo escritor que también ha incursionado como editor y sacado adelante Nitro Press, un proyecto independiente de gran calado y que durante años ha publicado estupendos libros y contribuido a dar a conocer a nuevas voces literarias.

Bares y Guadalupe Gómez retomarán la novela “La ciclista de las soluciones imaginarias”, escrita por el español Edgar Borges y que ahora cuenta con una edición nacional, una vez que en la península ibérica ha funcionado estupendamente. La historia se resume de la siguiente manera: “Un día, después de muchas mañanas de asomarme en el balcón de mi piso, vi la nada.” Con esa frase se inicia el testimonio del señor Silva, un funcionario que se siente prisionero de algo. Su barrio, su trabajo en el Ayuntamiento, su matrimonio y, quizá, su mente sean la cárcel de este hombre. Silva padece una extraña enfermedad denominada el mal de la mirada trastocada”. Sin embargo, él se siente un sujeto normal atrapado entre la ilusión de lo que fue cuando vivió en México y lo que terminó siendo desde que regresó a España”.

La tarde del primer día de octubre ofrece dos estupendas propuestas literarias antes de que caiga la oscuridad y comiencen a emerger los sonidos que harán “Ecléctica” esa noche de jueves. No hay pretexto para no acercarse y experimentar de estas expresiones del arte más vitalista.

Comentarios

Comentarios