Childish Gambino, es un actor y músico que seguro recuerdas por su increíble stand up en Comedy Central, en su divertido papel de Earnest en Atlanta o como  guionista de 30 Rock. En su faceta musical se opone 180° a su vida como comediante. Su sonido oscila entre en hip hop y  lo electrónico, a veces coqueteando con el R&B.

 

Gambino  inició su carrera musical al estilo de la vieja escuela del hip-hop, conforme avanzó su carrera experimentó con su voz mucho más y nos dejó escucharlo cantar lo que hizo despegar su carrera. Sus letras hablan del romance veraniego, de la ruptura familiar. Si bien no es el sonido que cambiará al hip-hop o revolucionará el género, si logra un sonido bien trabajado que seguro te pone a bailar.

 

Entonces llegamos al plato fuerte. La canción por la cual me interesó Gambino; todo debe venir acompañado de una anécdota peculiar que vamos a disfrazar para no incomodar a nadie. Imaginen que tienen mucha hambre, tanta como para comer  como si no hubiera un mañana. Entonces el destino los pone en una mesa con su platillo favorito, el que creen nunca  podrán dejar de comer,  obviamente se atascan. Entonces a la mitad de la comida comienzan a sentir un tremendo dolor de estómago, por lo que no terminan su comida.  ¡Qué calamidad! Ni comieron chido, se indigestaron y ahora tienen tremendo lío en la panza. Llega el mesero con su cuenta, ni les digo cuánto hay que pagar… Con todo perdido, recogen sus mentitas junto con su propina; las giran para ver ese peculiar mensaje que siempre traen (son como las galletas chinas mexicanas). Cuando leen su frase, seguro les arrebata una sonrisa (en cualquier sentido).

Esta canción es mi frase de mentita, es mi sonrisa de todo perdido y todo ganado. El video, una joya imperdible de cualquier alma bailarina. ¡Dense!

Girl, if it’s done right. Well you know it’s got to be, something wonderful to me… Oh honey! Now girl, give it one night If you just give it a chance, loving you is not my plan…

Comentarios

Comentarios