Jump to the beat of a party line. There is nobody here but your body, dear…

A veces existe un juego oculto en el baile, al roce de la piel, el vaivén de las caderas, las miradas. Cada movimiento implica deseo, un juego perspicaz: el ritmo, el momento, el tiempo, tú y yo… por ejemplo. A veces una canción basta para encontrar esa sincronización con otro ser mientras todo alrededor se ilumina con sensualidad.  Hoy en Chicle de Menta, tres básicos to move your feet in flirty attitude.

Hace un par de años, mientras se preparaba para la reunión de Pulp en 2010, Jarvis Cocker realizó diversos proyectos y colaboraciones especiales, como su participación en Fantastic Mr. Fox, de Wes Anderson. Ese año también surgió la colaboración con Discodine, proyecto conformado por los reputados productores Pilooski y Pentile de la  disquera independiente DFA. El resultado del trabajo en conjunto de Discodine y Jarvis fue Synchronize, en dos versiones: una para radio, con el beat ligeramente más rápido, y la extendida que dura casi el doble que la primera.

Synchronize es una canción que habla de no perder el tiempo y que el juego de dos se convierta en uno solo: “Synchronize tonight, and the hands of time simply your hands held in mine…”.

Nuestra siguiente canción forma parte del álbum Apocalypso, para ser exactos es el tercer sencillo y una de las mejores canciones del dueto australiano The Presets, me refiero a  Talk like that. Esta canción fue lanzada en septiembre de 2008, bajo el sello de Modular Recordings. Si ustedes gustan de los festivales de música, seguro no se perdieron a The Presets en el Corona Capital de 2013: mucho house y nü disco de lo más bailables. Esta canción aplica cuando la situación es menos casual, cuando nos encontramos a alguien del pasado que nos vuelve locos y sabemos que estamos listos para hacérselo saber esa noche:

“Our time has come, start of the race and we’re ready to run (…) You know I love it when you talk like that”.

Finalizamos con una canción que estos días no he podido sacar de mi cabeza y definitivamente se ha convertido en parte de mi  soundtrack: The party line, de la agrupación escocesa Belle & Sebastian. Esta canción es el primer sencillo de su más reciente álbum de estudio, Girls in Peacetime Want to Dance, bajo el sello discográfico Matador.  El video está empapado de nostalgia setentera y mucho baile. La letra llena de esas pequeñas cosas que (algunos) no “debemos” pero tampoco tememos: “I know that I broke the rule already. She asked me if I’m single going steady, I just drop my head and took a step off into the dark”.

Y a ustedes, ¿qué canciones les despiertan el flirty attitude mood?

Comentarios

Comentarios