No siempre hay felicidad a nuestro alrededor. La realidad es que también hay días no tan chidos y más si nos duele el corazoncito. Andamos viendo hasta en la sopa el nombre de la o el heartbreaker; el sufrimiento de la protagonista de la novela de tu mamá se te hace nada… Si viajas en transporte público, hasta las canciones de Bronco que trae el chofer te ponen el ojo remi. El estado meditabundo de tu rostro te delata y pareciera que tu existencia se reduce a nada… Bien dramas.

Es parte de estar enamorado y cada quien sabe cómo sobre llevar su pérdida. Igual a algunos nos pasa que rebasando los veinte, todo el drama en torno a un rompimiento amoroso nos da mucha hueva. Algunos preferimos verle el lado positivo a la pérdida. Estar vulnerable tiene muchos beneficios si se piensa por la parte del ligue ocasional. Hay mucha música para sonorizar nuestras desventuras amorosas, que nos hace ver vulnerablemente encantadores/as, siempre y cuando nos alejemos del lado patético que podríamos mostrar.

Aquí tres ejemplos de canciones muy ad hoc para esos momentos de desamor, en donde la pista de baile puede ser la oportunidad de quitarnos la tristeza y darle vuelta a la página.

Heartbreaker, MSTRKRFT ft. John Legend.

Una canción de 2009, que justamente nos habla de que cuando nos enamoramos, hacemos oídos sordos a las advertencias de los demás y ¡plas!, nos rompen el corazón. Pedimos a todas las divinidades que nuestro ser amado vuelva, pero aunque nos jure que nos amará foreva’, que la ruptura es momentánea… NEL, ya le está dando gusto al gusto en otro petate. La canción es buenísima y el vídeo está imperdible, a continuación podrán verlo.

Cut Copy, Hearts On Fire.

Ya que estamos un poco retro, viajemos a 2008. Hearts On Fire es un clásico de las canciones de corazones rotos. El video que acompaña a esta canción ilustra perfectamente cómo nos sentimos muchos al terminar una relación: una nube de lluvia nos persigue las 24 horas del día. Entonces, cuando creemos que ya lo hemos superado todo, como golpe bajo de la vida lo/a volvemos a encontrar, y nada que hacer: “Drowning in the silence as we walk the night”.

Bulletproof, La Roux.

Esta canción es un viejo favorito, habla de cuando uno está harto de poner la otra mejilla. No siempre se puede estar a la disposición del ser amado, y menos cuando éste te trae como trapeador. Te vuelves a prueba de balas…

 

Me despido, dancers. ¿Ustedes tienen algunas canciones bailadoras para dedicar a alguna rata de dos patas que les rompió el corazón? No duden en compartirlas conmigo, a través de Twitter.

Comentarios

Comentarios