Ayer me acordé que hace un par de meses, fiel como todos los martes de lucha extrema en Pachuca, acudí a la Arena Afición  a ver al hijo de un famoso luchador pelear. La conclusión final fue que la mayoría los hijos de los luchadores de la vieja escuela no rifan (a menos que tengan visión de empresario, como El Hijo del Santo y otros tantos que se fueron a la doble u, doble u, no sé qué). Igual sería un grave error decir que es una ley universal que nadie será más perro que el Perro Aguayo, porque su hijo (Q.E.P.D.) también fue un gran y muy querido luchador. En el terreno musical pasa lo mismo, a veces el nombre de los papás pesa mucho en los hijos (Benito Cerati, Julian Lenon, y una larga lista de etcéteras), pero en excepcionales circunstancias logran desapegarse de esa mortífera sombra paterna/materna con muchos destellos de talento propio. Una de estas excepciones es la recomendación musical de hoy: Taylor McFerrin, hijo del extraordinario jazzista Robert McFerrin.

Robert, entre muchas de sus virtudes musicales, es conocido por su habilidad para usar su voz para crear efectos de sonido, como su recreación de un bajo sobresaturado (con overdrive), que logra cantando y golpeando suavemente su pecho. La especialidad de Taylor es el beat box, y un género de canto conocido como Future Soul, caracterizado por ser acompañado de música electrónica de texturas ambientales, combinación de sonidos altamente procesados, combinados con un toque de Jazz y Soul de los 60´s, y una estructura fuertemente basada en la improvisación. Todo ello con una influencia total de Hip-Hop.

Desde el lanzamiento de 2006 de su EP debut, Broken Vibes, McFerrin ha ganado un número considerable de seguidores, superando totalmente todas las expectativas respecto a su trabajo. El cómo se encuentra en sus presentaciones, que desafían (musicalmente hablando) a cualquier escéptico. Sin problema alguno, a partir de una base de sonidos ligeros, puede llegar a la construcción de ritmos a partir de cero, logrando un sonido único.

Acá les dejo todo un set, para pasar una tarde muy a gusto, el soundtrack perfecto para una muy movida mañana, o bien el pre para fiestear y para amenizar las tardes lluviosas en la Bella Airosa. En Chicle de Menta siempre hay 3 recomendaciones básicas para entrarle a la bailada, pero hoy haremos una excepción y les voy a dejar todo un mix de YouTube para que se enamoren del trabajo de este muchacho y muevan el cuerpecito al ritmo de los beats en canciones como Broken Vibes, Away to You y A place in my heart.

 

Comentarios

Comentarios