El primer mini álbum de las Cariño se editó en Elefant, “Movidas” no podría salir en otra disquera, la propuesta del trío madrileño es un revival u homenaje al legado de Family y Cola Jet Set, lo que se bautizó hace más de 20 años como “Tontipop”, tal vez de forma involuntaria. Emparentados con bandas actuales como Papa Topo o Nos Miran, el universo peculiar de Alicia, María y Paola ha conectado con un público que ama sus historias contadas a través de miniaturas pop-punk, unisex, propias y universales.

Un demo de dos canciones y una inesperada versión del “Llorando en la limo” de C. Tangana fueron suficientes para alimentar nuestra hambre de más  Cariño y luego vino “Bisexual” que se convirtió un himno del movimiento LGBT+, una vez más  involuntariamente, “La intención sólo era contar una historia, a raíz de lo que nos ha dicho la gente, creo que podría haber sido más potente. No era tanto una reivindicación como una historia que estaba pasando y que era guay, sin más”.

Con un puñado de canciones en su haber ya pisaron prácticamente todos los festivales de España con hits descomunales. Ahora planean la dominación mundial con fechas en México y Coachella, convirtiéndose en un grupo de referencia. Su segundo disco “La bajona” se basa en un sonido nebuloso, con toques de Shoegaze y arreglos electrónicos para hablar de un domingo de resaca capturado por una relación tóxica.

No se pierdan su análisis del tema «Tusa» con los Prieto Flores:

Cariño se han convertido en una de las revelaciones de la música española y llegan a México en su mejor momento.

Comentarios

Comentarios