El pasado domingo sucedió uno de los días más extraños en la historia del sistema político electoral en Colombia, pues en mucho tiempo, quizá en medio ciclo, no habían ocurrido unos comicios en un entorno de paz y tranquilidad. Con lo cual, estas elecciones presidenciales fueron unas de las de mayor participación en los últimos veinte años, tan solo entre la última elección presidencial se pasó de una participación de 13.209.561 a 19.336.134 votantes, es decir, más de 6 millones de votos.

De hace tres a cinco años, la violencia era la preocupación principal del pueblo colombiano. Sin embargo, cuestiones como la regeneración política y el progreso económico, han sido elementos en los que se ha centrado la elección presidencial. Tan solo estos aspectos conforman otro cambio histórico en Colombia, en donde según datos oficiales, el conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), eran la principal preocupación, pues afectan directamente a más de ocho millones de colombianos.

En esta primera vuelta, la segunda se celebrará el 17 de junio, mientras el ex negociador de paz De la Calle aceptaba con resignación su 2% de la votación, pero defendía los acuerdos con las FARC. Y el ex vicepresidente Vargas recibía su inesperado 7% pero pedía respeto por su importante trabajo de infraestructura realizado en estos años. Los colombianos no se dejaron llevar por dos grandes logros del Gobierno, como son la paz e infraestructura. No, en esta ocasión, el senador uribista Iván Duque ganó su derecho a contender en la segunda vuelta con el 39% de los votos. Su rival será el ex alcalde de Bogotá Gustavo Petro, quien alcanzó el 25% y en su discurso revindica un futuro que resuelva el pasado de Colombia. En la orilla se quedó la alianza ciudadana liderada por el ex alcalde de Medellín Sergio Fajardo, al conseguir el 24% del voto.

De tal forma, estas son las dos opciones entre las que los colombianos decidirán en un par de semanas, en plena copa del mundo. Entre estas opciones que son muy diferentes, incluso polarizadas, es de donde se elegirá al próximo presidente de Colombia. Sin embargo, algo anecdótico es que toda Colombia ya ganó las elecciones antes de celebrar la segunda vuelta, pues estas se llevarán en un entorno de paz que hace tiempo no se veía.

Foto portada: Prensa Latina
Galería: Nino Andrey Gaviria

Comentarios

Comentarios