Hace algunas semanas escribí, en esta misma columna, que las obras de arte son puentes que nos enlazan. Recientemente visité las exposiciones “Relato de una negociación. Una investigación sobre las actividades paralelas del performance y la pintura” y “Hotel Juárez”, del artista belga Francis Alÿs; la primera de ellas en el Museo Rufino Tamayo y la segunda en la Sala de Arte Público Siqueiros, ambas en el Distrito Federal.

Si imaginamos un puente como si fuera al mismo tiempo una línea, observaremos que un puente es el resultado de la unión de dos puntos distantes entre sí; pero si imaginamos un puente desde un punto de vista sociológico, pensaremos que es una herramienta necesaria para acortar brechas que nos separan y dividen.

Los puentes son estructuras indispensables en el siglo XXI, Francis Alÿs lo sabe y por ello construye, literalmente, puentes.

Dos de las piezas principales de su exposición en el museo Tamayo giran en torno a la negociación para la producción de puentes metafóricos para enlazar a Cuba con Estados Unidos y a España con Marruecos. En Cuba y Miami convenció a los propietarios de botes para que alinearan, desde cada costa, sus naves con la intención de formar una línea que, utópicamente, se uniría con la que se formaba al mismo tiempo desde la orilla opuesta. En el Estrecho de Gibraltar hizo la misma acción pero esta vez con niños que llevaban en la mano un pequeño velero. Así, formados, se introducían en el mar hasta sumergirse con el objetivo de unirse con la fila de niños que se encontraba en la costa de enfrente. El resultado de estas piezas son videoinstalaciones, pinturas y mesas de trabajo que narran de forma no lineal este par de acciones poéticas y políticas.

Existe un desarrollo interesante que va de la pintura a la acción. Por poner un ejemplo, The Leak es un ejercicio pictórico que ha repetido en los últimos diez años pero en diferentes contextos. Con una lata de pintura en mano, camina dejando una línea de pintura que chorrea del bote hacia el piso generando un trazo que va del interior de la galería hacia las calles circundantes. En esta ocasión hay dos líneas que se entrecruzan, una azul y una rosa. Desde un bote incrustado a un muro del museo Tamayo escurre una línea azul que sale a la calle y llega hasta la Sala de Arte Público Siqueiros.

Después de seguir las líneas aproximadamente un kilómetro entre el bosque y las calles de Polanco, nos recibe una lata incrustada en la Sala Siqueiros, pero esta vez con una línea de color rosa, la cual viaja en sentido inverso hacia el Museo Tamayo. Ambas líneas de pintura evocan los videos que narran la construcción de puentes en las orillas de Cuba y Estados Unidos y España y Marruecos.

En el catálogo de la exposición, Cuauhtémoc Medina señala que “la condición tardía del cuadro de caballete como una entidad material autosuficiente se deriva del hecho de que la llamada ‘composición pictórica’ planimétrica y totalizadora es también una invención moderna” (Medina, 2015, pág. 37). Esto quiere decir que en la antigüedad, al menos hasta el Renacimiento, las pinturas eran parte de un todo. Medina pone como ejemplo las pinturas murales de Giotto, en donde una imagen estaba relacionada con la otra. Recordemos que muchas pinturas, como las de Giovanni Bellini, daban continuidad figurativa a la ornamentación escultórica y arquitectónica de su entorno inmediato para entablar una relación visual e interactiva con el espacio arquitectónico, un espacio específico para el cual habían sido elaboradas. Haber sacado a la pintura de su contexto original, en este caso una iglesia, es el resultado de un acto de mutilación mejor conocido como conciencia estética, en donde se juzga a las obras únicamente por sus valores estéticos.

Los videos, acciones, dibujos y pinturas de Alÿs no son autónomos e independientes entre sí, ya que forman parte de un todo que los enlaza y les da sentido. Son el resultado de una investigación profunda en torno a las posibilidades poéticas y políticas de la imagen. Estamos en los primeros meses del año, pero me atrevo a afirmar que esta exposición será la mejor de 2015.

Usted puede ver los vídeos Aquí

Referencias:
Medina, C. (2015). Un arte enjambre. En F. Alys, Relato de una negociación (págs. 25-57). Ciudad de México: CONACULTA.

Comentarios

Comentarios