Imaginemos un árbol que nos crece dentro de la piel. Este árbol nos invade y muta dentro de nosotros, sus ramas y las hojas quebradas por el invierno nos inundan. Así se presenta la poesía de Rocío Cerón, como el hielo y su altura que devora.

Borealis, editado por el Fondo de Cultura Económica, se divide en ocho partes: Borealis, Un punto de esa distancia, Cinco partes de una prosecución, Efnistöku (canto a mitad de ruta con rostro cubierto de tizne y légamo), De cómo adentrarse en el glaciar de Vatnajökull y sobrevivir con el soplo de un cometa en la boca, Trances, La representación de la luz por el lodo y Coda. Cada una de estas partes representa el camino de un viaje interno, la exploración que desemboca en el descubrimiento del cuerpo mismo, del cuerpo abandonado.

Borealis1_bn_72

***

Las ciudades tienen por debajo el vacío, ése es su apoyo. Borealis es una ciudad que construye a partir de sombras y luces: el frío, visible en la piel de los que se comunican a través de ella, sube y baja como olas, a veces despacio, como difuminado:

Llega tembloroso. El ave. El incendio.

El signo.

Un agudo oído escucha filigrana.

Vibra la calle. La lluvia salpica en los rostros.

De la mano de un hombre rubio ha caído un fruto.

Estela de nave aérea sobre nubes grises.

Soplan dos niñas, bajo techo, un par de dientes de león.

A veces abrupto y en torbellinos:

No es. No. La gravedad que mata. La intención que acalla. La ascensión y el oro dentro de Catedral. No es el proverbio. La entonación del canto. El gallo. La insólita gota que perdura en capelo. No. Brilla la boca, rojo de Garanza, Carmen de cármenes. El rayo que sale entre sí exige la piedra.

Este frío quema. Se llena entonces de minúsculas partículas de lluvia que no sólo poseen la fuerza de abrasar la piel, sino que también reflejan la luz del entorno, de tal manera que todo lo gris resplandece y brilla.

***

Nuestras maneras de asumir el abandono están en continuo cambio. Borealis es esa ciudad que establece vivir los días como un único clímax; desaferrarse, encontrar nuevas clases de fuga. Sí: Las ciudades tienen por debajo el vacío, ése es su apoyo. Deben enseñarnos y luego dejarnos partir. Sucede así también con las personas que queremos. Eso es lo que tiene la poesía de Cerón, nos permite huir y no pertenecerle a ninguna realidad.

***

Aerostático. Del fr. aérostat, y este del gr. ἀήρ, ἀέρος aḗr, aéros ‘aire1’ y στατός statós ‘parado’, ‘en equilibrio’.

  1. Los devenires que usa Cerón para referirse a estados líquidos y gélidos se imprimen en nuestra memoria mejor que la voz, que la mirada, mejor quizá que los olores, tan difíciles de evocar. Y quizá es justo que por eso recordemos a otros y seamos recordados en nuestra expresión más extraña, infortunada y vulnerable, la más cercana a estos estados: el llanto.
  2. Fisura/ viento/ aguanieve/ esquina/
  3. Junio de 1997. Llueve. Junio de 1944. Llueve. Junio de 2014. Llueve. Junio de 1860.
  4. En Borealis presenciamos dos lluvias paralelas: una que nace directamente de la enunciación, que toma forma y cuerpo; otra que surge como algo profundamente desconocido, un agujero negro en el mundo.

***

La escuela de Cerón es definitivamente el lenguaje. En Borealis descubrimos que lo que sucede en el mundo no se consigue aprehender sólo con palabras. Abandonamos metro, rima, imagen como vía de producción de piezas sueltas, y reemplazamos estos recursos como un método. La verdad del mundo es impalpable. Los descubrimientos en ese sentido son inefables e incomunicables. E impensables. Cerón destruye la idea de que no elegimos la lengua con la que entramos a narrar el mundo. ¿Dónde están, pues, los límites del lenguaje?

***

A lo largo del libro, el árbol que nos inunda se desprende del papel. Al final todo se trata de aprender a renunciar.

***

Borealis, de Rocío Cerón, se presentará el 12 de mayo en la Librería Rosario Castellanos (Tamaulipas 202 esq. Benjamín Hill Col. Condesa), a las 19 hrs. Con la participación de la autora, Abraham Chavelas (artista sonoro), Rubén Gil (artista visual), Verónica Gerber y Susana González Aktories.

BOREALIS-portada fragmento

Comentarios

Comentarios