Andrew Weatherall fue una figura clave en la música británica contracultural, fue el dj que acercó la música rave, el acid house  al público rockero durante la década de los noventas, su influencia fue definitiva para la música actual.

Fungió como productor para Bjork, New Order, Happy Mondays, Saint Étienne, My Bloody Valentine, Death in Vegas,  y uno de los discos más importantes de la historia moderna, el “Scremadelica” de Primal Scream. También formó parte de The Sabres of Paradise, The Asphodells y Two Lone Swordsmen quienes editaron sus discos con Warp Records y después es su propio sello Rotters Golf Club fundado en el 2001, quedarán para a historia sus fiestas A love form outer space y el festival Convenanza.

En el 2016 explicaba a The Guardian porque seguía pinchando pasados los 50 años de edad: “Es algo vampírico. Nunca volverás a tenue esa sensación de escuchar ese disco por primera vez, pero si miras a los ojos de alguien que lo está escuchando por primera vez disfrutas ese sentimiento  de nuevo, aunque sea a través de otra persona.Suena más egoísta de lo que es en realidad. Creo que nunca dejé de ser ese chico de doce años emocionado con invitar a sus amigos a escuchar discos. Ellos se centraban en las chicas y yo les insistía en que escucharan algún lado b de un disco que me gustaba”.

Recordado por un gran número de personajes ligados no solo a la música, como el escritor Irving Welsh, autor de Trainspotting, quien lo cataloga como «genio», otros lo llaman «héroe», amigo, ejemplo, «viajero cósmico», Dave Haslam, otra figura clave en la era de la del acid house, dijo que Weatherall era “uno de los tipos más grandes, dulces y divertidos que he conocido”.

Weatherall trabajó como remixer, productor y dj hasta la muerte, falleció la tarde del lunes 17 de febrero del 2020 a los 56 años víctima de una embolia pulmonar. El mejor tributo que podemos rendirle es escuchar su legado y re descubrir por que ha sido uno de los genios musicales de los últimos años, descanse en paz.

 

Comentarios

Comentarios