La primera vez que escuché la voz de Chris Chu, fue como un amor a primera escucha. En esa oleada folk de 2009 se agradecía bastante escuchar algo diferente, con propuesta y que no sólo fuera la voz melosa y guitarra hippie postmoderna (perdone, querido lector, el término, lo hippie buena onda de la vieja escuela se ha perdido y la versión “moderna” está muy pinche, según yo). The Morning Benders, se convertiría en una nueva banda favorita.

En 2005, Chris Chu pasaba las noches grabando canciones desde un ordenador portátil, y formó una banda con amigos que había conocido en la Universidad de Berkeley: The Morning Benders. Al igual que muchas bandas de ese tiempo, el MySpace fue su aliado para darse a conocer al mundo. Esto llevó las ofertas de varios sellos independientes locales. Big Echo fue el disco que marcó la diferencia para la agrupación ya que volvieron local a la industria de la música con los sencillos: Excuses y Promises…

Fue en 2012 que decidieron cambiar de nombre, cuando se enteraron que “bender” es un slang en Inglaterra para referirse de manera peyorativa a los gays y entonces no sólo cambiaron de nombre, si no también dieron un giro de 180° a su música. Bajo el nombre de POP ETC, lanzaron su primer sencillo Live it Up, y aunque no fue muy bien recibido (yo si soy muy fan) la incorporación de nuevos sonidos, sin etiqueta alguna me pareció encantadora y muy bien lograda.

A finales de enero de este año, lanzaron su segunda entrega como POP ETC, Souvenir. Un disco que tardó un poco en ver la luz, pero eso fue porque los chicos se prometieron no apresurarse, lograr que cada track plasmara un pedacito del corazón y alma de este trio californiano.

Y como cualquier fan, claro que tengo mi canción favorita: Excuses. Amo ver la versión acústica, llena de amigos, felicidad y sonrisas, una canción donde la música te encuentra y te hace brincar el pecho de forma especial. Sigan a Christopher, Julian y Jonathan, una de esas bandas que encuentra su genialidad en algo que pareciera muy simple, pero es realmente complicado: el amor por lo que les apasiona.

Comentarios

Comentarios