«Todos somos optimistas, no por creer que vayamos a ser felices, sino por creer que lo hemos sido» dijo Fernando Savater en alguno de esos momentos que tiene de lucidez. Coincido con su pensamiento que es a su vez una síntesis del principio hermético de la mentalidad que dice que «El TODO es Mente; el universo es mental». Este principio de Hermes Trimegistro encierra la verdad de que «todo es mente». Explica que el TODO, que es la realidad sustancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias que conocemos bajo los nombres de «universo material», «fenómenos de la vida», «materia», «energía», etcétera, y en una palabra, todo cuanto es sensible a nuestros sentidos materiales, es espíritu, quien en sí mismo es incognoscible e indefinible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente. Explica también que todo el mundo fenomenal o universo es una creación mental del TODO en cuya mente vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. Este principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la fuerza y de la materia, y el cómo y el porqué todas estas están subordinadas al dominio de la mente.

Esto quiere decir, desde una muy particular perspectiva, que si deseamos lograr tener control sobre nuestros actos primero debemos de tener claridad en nuestra mente y control sobre ese universo mental que constituimos. Ergo, necesitamos dejar de lacerarnos con masturbaciones mentales y comenzar a actuar.

Poco a poco, unos días más y otros días menos, el sol está siguiendo su curso, y las estaciones que tienen un clima gélido se evaporan. Ha transcurrido ya un mes desde que inició el año. Algunos ya libraron la cuesta de enero, otros tantos, estamos peleando a la contra, viendo de frente al 2016 y diciéndole cuánto es lo mucho que nos inspira, provocándolo. Para TODO: la posibilidad de que este sitio sea un lugar mejor está aquí, ahora, siempre.

Comentarios

Comentarios