Una vez alguien me dijo que, al hablar, los acentos de las personas crean una explosión de atracción irresistible. Pues una de esas atracciones es la que tengo por las chicas que cantan con acento chileno o ibérico.  Es así como desde los Fresones Rebeldes y Cola Jet Set he seguido la pista a Ana Vaquero. Ok, no siempre, ni todo el tiempo, porque es demasiada miel (voz-música) para mí, y aunque el proyecto que les presento hoy, La Monja Enana, sigue la misma línea: letras no muy profundas y a veces hasta sin sentido, la verdad es que también tienen canciones muy agradables.

La Monja Enana es un dueto de música electropop, originario de España. Ana Vaquero y Juan Alonso comenzaron a hacer música juntos, en el año de 1997, cuando eran estudiantes. En sus inicios, hubo una integrante más: Julia, pero abandonó el grupo al poco tiempo. Bajo el sello de Elefant, en 2000, su disco Pídeme un deseo fue elegido Single of the Week por la revista musical británica Melody Maker, lo que les valió comenzar a sonar de manera internacional. Acá un guapo remix de la canción que daría nombre al disco:

Este dueto, tomaría su nombre de una canción de la agrupación Intronautas, incluida en su álbum El Tercer Ojo (Spicnic, 1998). “¿De dónde hemos salido? ¿Por qué escribimos estas canciones? ¿No se nos cae la cara de vergüenza en los escenarios?” Estas preguntas y más, podrán ser resultas bajo una galería de fotos que se encuentran en su página oficial, en la cual nos cuentan también cómo es que terminaron tocando en bodas y primeras comuniones.

Una banda que puede ser amada, o dar hueva total: juzgue usted. Yo soy fan, si bien no de todo su trabajo, si de un par de cancioncitas bastante suaves que tienen en su repertorio. Les dejó una de mis favoritas, que me hace sentir al mismo tiempo en una caricatura japonesa, una máquina de baile noventerísima y el fin del mundo.

Comentarios

Comentarios