Platicamos con Luis Armando Aguirre A.K.A. Koi, el artifice de Noosphere, quien nos habló de su historia, la escena nocturna en ciudad paste, su evolución, muchas anecdotas y recuerdos de más de 10 años de organizar fiestas en las que muchos de nosotros la hemos pasado muy bien.

¿Cómo y cuándo surge Noosphere?

Surge oficialmente el 2 de febrero del 2011 haciendo una fiesta en colaboración con grandes amigos que hoy son exitosos empresarios en la industria de la producción, música y entretenimiento. Rodrigo AV está al frente de “Obra negra”, Kike López conocido por sus proyectos “Brook”, “Feel  the underground”, “Luna nueva”, y Santiago Hidalgo, que igual sigue vigente con sus proyectos “Synesthesia” y “Musique”; trajimos a un Dj internacional llamado Kolombo en donde hoy es La Choperia. Fue una gran fiesta… 

Uno de los motivos que nos motivó fue la siempre inquietante idea de traer proyectos fuera de la oferta común en Pachuca. 

Para quien no conoce Noosphere, ¿Cómo describirías el proyecto?

El proyecto es básicamente una plataforma para la exposición, el desarrollo y la consolidación de artistas, diseñadores, productores, creativos y todo aquel que sienta sinergia con el proyecto.  Para el entretenimiento de nuestro público meta, buscamos siempre crear atmósferas donde además de pasar un buen momento nuestros asistentes se sientan con la tranquilidad de poder llegar solos o en grupo y poder interactuar con otros asistentes, organizadores y artistas del evento en curso. La máxima de Noosphere es nutrir la comunidad con proyectos de conciencia colectiva. 

Cuéntanos un poco de su trayectoria: 

Antes de Noosphere ya hacíamos una fiesta de disfraces que se llama “Freakz Party” pero sentía que se podía lograr más, fue cuando se decidió la creación de la productora. Cómo trayectoria te puedo resumir en términos generales que hemos hecho desde fiestas privadas, pequeñas, en haciendas, en salones, en jardines, en teatros, auditorios, bares, antros, lienzo charro, plaza de toros, estadio, giras, producciones en festivales, recorriendo infinidad de géneros y disciplinas. 

¿Se puede vivir de la fiesta?

Sí, se puede vivir de la fiesta, sí es un negocio redituable. Sin embargo a mi me tocó aprender de forma empírica, si cuando iniciamos tuviese la mitad de lo que ahora sé, me hubiese ahorrado varios miles. No me arrepiento de nada. Si pudiese aconsejar a los nuevos y viejos emprendedores es que aprendan a ubicar cuál es su rol en el mundo “de la fiesta”, la base de todo éxito en los negocios es la organización previa, la ejecución puntual y una excelente post producción. Está de mas decir que no te agarres la fiesta en tu propia fiesta. 

¿El público Pachuqueño es difícil?

No es difícil, es dificilísimo. Juegan muchos factores que han ido evolucionando con el tiempo. La máxima constante es el pago de los covers, no estamos acostumbrados a pagar el valor de  la producción de un evento en la ciudad a no ser que sea el Palenque, los bailes, el fut… Aquí fracasan las obras de teatro que llevan giras impecables, aquí se cancelan eventos por falta de aforo. No es exclusivamente en términos de fiestas, el underground es un público difícil para cualquier expresión artística. 

Te pongo un ejemplo: en 8 años mi cover general standar subió de $50 pesos a $100, en otras ciudades el mismo evento se paga hasta en $800 el cover. Muchos dicen que el nivel socioeconómico es bajo, puede que influya pero no es definitivo, más bien la gente tiene sus prioridades y sabe muy bien en qué gastar su dinero. Y ni yo ni ninguna productora  hemos encontrado el cómo convencer a la gente en gastar en nosotros. Estoy hablando de conseguir la meta que cualquier organizador añora “el sold out” yo lo he conseguido en contadas ocasiones… 

¿Tienes alguna anécdota curiosa sobre algo que haya ocurrido en alguna fiesta? 

Hay muchas buenas, por ejemplo en la última Freakz Party donde vino Silverio no teníamos lugar donde hacerlo y estábamos a una semana sin locación, se presentó la oportunidad de hacerlo literal en un terreno baldío privado y pensé que era ideal para ese bastardo. Le puse un camerino con muebles de mi abuela en una carpa privada y sillones tipo lounge coronado con un sanirent a lado de la mesa del catering. Nunca he visto a otro artista tan feliz y satisfecho con su camerino. La segunda vez que trajimos a Cartel de Santa, igual contratamos a la Mala Rodríguez, acabando el concierto nos fuimos al hotel hicimos un mega after y todo salió bien excepto nuestras ganancias. Al final me despedí de la Mala y le robé un beso. Ha sido el beso más caro de mi vida. Una vez trajimos a Chuck Pereda a una Freakz Party tocó antes que la Banda Bastón, había un grupo de gente pidiendo que ya subiera la BB y empezó a decir que la música y estilo de Chuck estaba culero, ese wey no se aguantó y ya se quería aventar a darse un tiro con los asistentes. Ha sido el único conato de bronca en nuestras fiestas jajaja. La fiesta que hicimos con Disco Ruido fue un sold out que fracturó la estructura del bar La Esquina, nos salvamos de una tragedia. Una vez Jonaz de Plastilina Mosh en un after  le metió un madrazo a uno de mis amigos por mala copa y lo mandó de nalgas al suelo, si que se calmó. Estamos llenos de todo tipo de anécdotas, éstas son sólo unas que me llegaron a la mente. 

Pachuca es el paraíso del alcohol barato y los antros elitistas ¿Se puede combatir esto con buena música y propuesta? 

No se trata de combatir, se trata de crear nuevas propuestas y estilos para generar nuevos espacios de convivencia, en nuestro caso desarrollamos un nuevo espacio que se llama ROOM 203 que no busca combatir ni competir, es sólo un bastión más de diversidad en la ciudad. La gente definitivamente prefiere ir ese tipo de lugares que mencionas por qué ahí es donde se desarrollan sus círculos sociales y al final es pues como la matrix, ya una vez que despiertas te das cuenta que ese estilo ya no te llena, ni te van a llenar las pedas con alcohol barato ni las propuestas de Noosphere. Todo es ilusorio, yo me doy con ser feliz con lo que hago y poder compartirlo así mismo si tengo la oportunidad de apoyar, colaborar o compartir con emprendedores y empresarios no importa el lugar o el género si está en mis manos con gusto los ayudaré. 

¿Cuál crees que ha sido la aportación de Noosphere como productora a la escena nocturna de la ciudad? 

Nuestra aportación es basta y congruente. Noosphere no se encasilla en un género en específico si tenemos preferencias pero las puertas están abiertas a toda expresión artística. Nuestra propuesta electrónica no se encasilla en géneros, va desde el putihouse, hasta el darkpsy. Del rock a la cumbia, nuestro estilo es más world Music, sabes siempre nos ha gustado traer al artista emergente que echamos el ojo sabemos que llegará lejos. Por ejemplo hace unos años armamos Mon Laferte y mira ahora donde esta. Sabemos que a mucha gente le caga su estilo, le caga su música, le caga su voz, le caga su ser. Otro ejemplo es Niña Dioz,  Cartel de Santa y Silverio. Nos gusta la controversia así que  compartimos su sentir. Pero ¿a caso no festivales como Sonar, Primavera, Lolla nos dan la razón? y para terminar concluyó que todo estilo interpretado con elocuencia rítmica, estilo propio y calidad prevalecerá. No importa si es reggaetón, cumbia, o future bass… 

Vivimos una democratización del consumo, es decir cada quien consume el entretenimiento que quiere a la hora que quiere, con este contexto cómo es posible “curar” un line up  o traer a un artista que pocos conocen o no está en tendencia ¿Cuáles son sus estrategias?

Pues la verdad no manejamos estrategia alguna. Consideró en seguir haciendo lo que hacemos, Noosphere no se caracteriza por tener constancia en un ritmo o género. De hecho en un tiempo para acá bajamos la frecuencia de los eventos por qué nos ocupamos más en otros proyectos. Así que cuando vean un evento de Noosphere anunciado tengan la certeza de que será un evento hecho de corazón, con excelente producción y muchos amigos. 

¿Durante ocho años qué ha cambiado? 

Cambio la forma de producir cada vez con mayor profesionalismo, cambió el precio de las cosas pinche dólar subió un chingo, cambio el público, ahora nos acompañan nuevas generaciones… Permanece la escena de Noosphere, el ambiente que se logra generar en los eventos, las propuestas musicales siguen siendo sobre el mismo objetivo. 

¿Cómo has visto o vivido el desarrollo de los artistas, lugares, eventos locales desde el punto de vista de productor?

Lamentablemente muy pocos artistas locales logran sobresalir por la falta de constancia y apoyo. Observando y comparando otros lugares como Jalapa, Cholula, Querétaro, pues si nos falta mucho para darle el valor a nuestros artistas locales; aprovecho la entrevista para hablar una vez más de ROOM donde buscamos ser una plataforma para el Desarrollo del artista local. 

Los lugares cada vez hay más y mejores propuestas que prevalecen ejemplos muchos, el Hostal, la Mezca, el 83, el Brook, Mamon, la Gloto, el Vector, la Rata. Si faltan más pero por lo menos ya hay opciones para no estar llorando cada fin con la cantaleta que no hay nada que hacer y por eso acabé hasta el tronco en La Libertad. 

Los eventos son nuestro talón de Aquiles por qué no hay sinergia no existe un verdadero colectivo de apoyo donde oye pues yo tengo un lugar lo pongo, yo tengo audio, yo tengo luces, yo soy visualista, yo pinto, yo hago, yo diseño, yo difundo, yo tengo este talento para bajarlo. Así muchos ejemplos. El día que logremos sumar esfuerzos y públicos lograremos el evento soñado. 

Ojo con esto no demerito los proyectos personales los cuales me causan orgullo, los nuevos colectivos Cero Miedo, la secta, los que prevalecen como Musique, DSCNTRL, los internacionales como Cocowash y su tierra prometida… 

El viernes 27 tenemos fiesta de aniversario con Rebolledo y para ustedes lectores y equipo de Planisferio es obligación estar ahí. 

Gracias infinitas a mis socios, amigos y colaboradores que han formado parte de Noosphere en estos 8 años. 

Comentarios

Comentarios